domingo, marzo 17, 2019

consideraciones sobre educación sexual y escultismo - primera parte-


imagen de https://ninosdeahora.tv/blog/cultiva-una-educacion-sexual-saludable-en-ninos-y-adolescentes/



    De un tiempo a esta parte se ha instalado como tema importante en la sociedad argentina lo que se ha denominado “Educación Sexual Integral”, fórmula que no es seguro afirmar existan acuerdos de qué se trata en tanto nos encontramos con discusiones que van desde lo que podríamos denominar el acceso a los conocimientos objetivos necesarios para el cuidado de la salud – cuestión que en la historia del escultismo fue abordada en distintos contextos históricos de diferente forma- al terreno de las creencias sean estas religiosas o ideológicas, lugar donde se expresa una puja que se dirige al seno del Estado y a sus aparatos ideológicos que son las áreas de educación, salud y acción, soial de allí que el niño se convierte en objeto de la política del Estado quien debiera tener en cuenta la condición de sujeto que la Legislación específica.

   Con relación a la legislación podríamos decir que el marco que define el Interés Superior del Niño no proviene de lo que un adulto en particular, una religión, una ideología concreta o un colectivo social determinen o crean conveniente, sino del conjunto de Leyes que se articulan unas con otras definiendo en este caso de forma clara quiénes son los responsables de la educación básica del niño –responsabilidad parental- y cómo el Estado releva la misma a partir de la Ley 26150 – Educación Sexual Integral - y la Ley 25.673 - Salud Sexual Reproductiva y procreación responsable- y los ámbitos de denuncia cuando los derechos de los niños son vulnerados establecidos en la Ley 26.061.

Lo que enmarca la tarea del dirigente scout.

    El movimiento scout se plantea como movimiento de Educación Integral. Que la tarea del dirigente se realice con libertad no implica desconocer que está sostenida por el marco regulatorio de las leyes, las mismas determinan, por ejemplo, responsabilidad civil o penal en caso de un accidente, motivo por el que los grupos scouts contratan seguros de vida y de accidentes y todas las organizaciones tienen su cursos o manuales de acampe seguro, normativas para distintos tipos de salidas etc. Difícilmente ante la caída de una carpa elevada con todos los niños dentro – paraplejía- el dirigente y la asociación pueda decir que es parte del “aprender haciendo” eludiendo con eso su responsabilidad y negligencia ante un hecho que produjo lesiones graves o incluso la muerte de alguno de los chicos. La vida misma es un juego reglado donde si bien existe la libertad de hacer jugadas maravillosas también encontramos faltas de distinto tipo que a veces quienes juegan se enteran de ellas luego de que son sancionadas por el juez.

    Las relaciones entre las personas están reguladas por la invisibilidad de la Ley. Cotidianamente nos movemos dentro de un entramado de relaciones que determinan nuestros derechos y obligaciones como padres, hijos, ciudadanos, trabajadores, miembros de instituciones. En el caso de la educación partimos de que los adultos tienen responsabilidad sobre sus hijos, pero dentro de un marco de derechos y obligaciones de los niños especificados que están establecidos en el Código Civil y Comercial, donde se incluye hasta qué tipo de castigos está permitidos.

    Con relación a la escolarización del niño, el Estado la establece como “obligatoria” lo que implica que no importa que opinen los padres o si al niño le gusta la escuela, no hay apelación a la libertad sino compulsión en función de que el conjunto de leyes determina que el niño se escolarice es un Bien Superior para él, que no puede ser negado o cubierto por la familia y no es opinable por parte del niño. En la escuela tendrá determinados conocimientos y habilidades también enmarcadas en leyes que respeten los derechos de la parentalidad, y en relación al niño con excepción de casos particulares, no tiene opinión de qué aprender y qué no sino está obligado a seguir las indicaciones de la institución escolar. Respecto de las ESI el estado limita el derecho de la parentalidad en función de la transmisión de conocimientos, y anula la posibilidad del niño de elegir en qué momento y qué aprender sobre el tema en función de sus intereses. Si damos otra vuelta de pelota y lo vemos desde la salud, el calendario de vacunación también es compulsivo para los padres – no hay posibilidad de ser “antivacunas” del calendario obligatorio- y para los niños –importa poco si no le gustan las agujas o le duele-.

    Avancemos un poco más sobre lo que enmarca legalmente el lugar del dirigente con relación a temas de sexualidad humana en su rol educativo.

Ley 26150

   En primer lugar, desde su título. la ley se define como “programa nacional de educación sexual integral” Su ámbito de aplicación e incumbencia es establecido claramente en el artículo primero “Todos los educandos tienen derecho a recibir educación sexual integral en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada de las jurisdicciones nacional, provincial, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y municipal. A los efectos de esta ley, entiéndase como educación sexual integral la que articula aspectos biológicos, psicológicos, sociales, afectivos y éticos”. Claramente la ley no define como ámbitos de ESI las organizaciones que se encuentran por fuera del sistema escolar, en nuestro caso el movimiento guía – scout, y su lógica es implacable. La introducción de un programa de este tipo requerirá de la aprobación de la familia – responsabilidad parental-  y de la observancia del derecho a la intimidad de los niños – ya que al no ser compulsivo como la ESI, debe garantizarse la posibilidad de elegir no participar en una actividad de ese tipo-. ¿Qué sería el derecho a la intimidad? La facultad del niño de que su espacio íntimo no sea invadido por terceros, sean particulares o el Estado, a no ser aquellos previstas por la Ley de protección integral de los derechos de las niñas, niños y adolescentes.

Ley 25.673

    El Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable tiene como objetivo a toda la población. Su ámbito de aplicación e incumbencia es el Ministerio de Salud quien coordinará la implementación del mismo con el Ministerio de Educación, Acción Social y Medio Ambiente. En su artículo cuarto especifica que “La presente ley se inscribe en el marco del ejercicio de los derechos y obligaciones que hacen a la patria potestad. En todos los casos se considerará primordial la satisfacción del interés superior del niño en el pleno goce de sus derechos y garantías consagrados en la Convención Internacional de los Derechos del Niño (Ley 23.849).” y en el quinto cuenta entre sus objetivos “Detectar adecuadamente las conductas de riesgo y brindar contención a los grupos de riesgo, para lo cual se buscará fortalecer y mejorar los recursos barriales y comunitarios a fin de educar, asesorar y cubrir todos los niveles de prevención de enfermedades de transmisión sexual, VIH/sida y cáncer genital y mamario”.

    Si la ESI nada tiene que ver con el movimiento scout, el programa de salud sexual y procreación responsable sí, en tanto el grupo scout al ser parte de las organizaciones de la comunidad se convierte en uno de sus destinatarios. Cómo se procede? El grupo scout se dirige al Centro de Salud de referencia y le presenta la necesidad de abordar el tema en su comunidad; muchas son las posibilidades de trabajo y las mismas aumentan si nos encontramos en una comunidad considerada en riesgo social –de inicio sexual muy temprano, con problemática de abuso, etc. Desde el Centro de Salud se pueden capacitar los dirigentes como promotores comunitarios o en la ubicación de indicadores de riesgo. Debemos tener en cuenta que ser jóvenes o adultos no quiere decir que tengan los conocimientos necesarios sobre el tema… de hecho viendo las estadísticas de ETS –enfermedades de transmisión sexual- es alarmante la incidencia de VIH y sífilis en la población joven–nuevos casos-, llamando especial atención la cantidad de casos en estudiantes universitarios, lo que se da de bruces con la idea instalada de que porque se tiene acceso a la educación universitaria se tiene clara conciencia del cuidado sexual. Otra posibilidad de trabajo es que el Centro de Salud coordine espacios de capacitación y contención de la población en riesgo, pero a diferencia de la escuela que es compulsiva, una buena práctica requerirá del consentimiento familiar – responsabilidad parental – y lo que nunca se dice, de la aprobación de los chicos en tanto respeto de sus derechos en especial cuando la metodología puede ser coactiva respecto de la expresión de determinadas situaciones que los dirigentes scouts no podrían contener, tema que abordaremos a continuación.

Ley 26.061.

     El Código Civil y Comercial también enmarca la actividad del dirigente scout con niños y adolescentes, allí encontramos la Ley de protección integral de los derechos de las niñas, niños y adolescentes. Los dirigentes son promotores y no vulneradores de derechos en función de sus pareceres o adhesiones personales… o sea, la Ley también los protege de nosotros.

   Veníamos diciendo que en determinados temas las buenas prácticas implican no solo la autorización parental sino que se requiere la aprobación de los niños y adolescentes algo que suele pasarse de largo si se toma como referencia  la ley ESI que es al ser compulsiva suspende derechos de padres y niños respecto del tema en un ámbito específico: el escolar; fuera del mismo los derechos siguen en pie por lo que en nombre de los derechos de niños y adolescentes no podemos vulnerar los derechos de los niños y adolescentes.

  En el artículo 19 la ley consagra el derecho a la libertad; “Este derecho comprende: a) Tener sus propias ideas, creencias o culto religioso según el desarrollo de sus facultades y con las limitaciones y garantías consagradas por el ordenamiento jurídico y ejercerlo bajo la orientación de sus padres, tutores, representantes legales o encargados de los mismos, de la misma manera en el artículo 24 se consagra el derecho a opinar y ser escuchado: “Las niñas, niños y adolescentes tienen derecho a: a) Participar y expresar libremente su opinión en los asuntos que les conciernan y en aquellos que tengan interés; b) Que sus opiniones sean tenidas en cuenta conforme a su madurez y desarrollo” punto por demás importante que aclara que no se trata del derecho del dirigente de bajar línea a los chicos en función de sus opciones vitales, sino de alojar y respetar las opiniones personales en los temas que les conciernen y que expresen interés.

   Un tema por demás delicado es el articulo 9° que refiere: “La persona que tome conocimiento de malos tratos, o de situaciones que atenten contra la integridad psíquica, física, sexual o moral de un niño, niña o adolescente, o cualquier otra violación a sus derechos, debe comunicar a la autoridad local de aplicación de la presente ley lo que consagra la obligatoriedad del dirigente de denunciar vulneraciones de derechos como malos tratos o supuestos abusos sexuales de los niños. Lo delicado del tema es que, a diferencia de otros lugares como la escuela, el vínculo afectivo que niños y adolescentes establecen en los scouts suelen ser fuertes y necesarios para su contención afectiva, por lo que antes de formular la denuncia a los Servicios Locales conviene consultar si existe denuncia previa desde la escuela, de no existir el dirigente debe concurrir al Servicio Local y denunciar la supuesta vulneración de derechos.

Un camino posible

  Pensar sobre las “marcas” de la tarea del dirigente scout en un tema sensible como es la sexualidad nos invita a dirigirnos a la antropóloga Rita Segato. Donde encontramos una de las orientaciones posibles coherentes con la historia del movimiento scout en tanto trabajo con los grupos de chicos y chicas: debemos darle a la juventud esas herramientas para que puedan negociar qué quieren y qué no quieren. Nuestro mundo es un mundo de conversación. La Argentina es un país donde aún las personas conversan, pero está sucediendo en las escuelas que los chicos y las chicas no están pudiendo conversar sobre sus expectativas, sobre su sexualidad y sus deseos. Hay una desconfianza extrema entre muchachos y muchachas. Yo veo eso negativamente y tiene que ver con el punitivismo. Lo vemos en las escuelas con el bullying, el castigo y algo que a mí no me gusta llamar escrache.” … seguiremos trabajando sobre este tema

domingo, marzo 10, 2019

escultismo y neoliberalismo IV: la dictadura de las imágenes






       Hace unos años atrás se me ocurrió escribir un cuento a la manera de serie televisiva donde Sacha junto a algunos amigos iniciaban un recorrido que revelaría el mundo real detrás del ofrecido en la gran pantalla de Ciudad – Centro. En la primera parte de este texto haré  referencia al capítulo inaugural que recomiendo leer aquí para entender mejor lo que sigue, luego daremos unos rodeos sobre el tema de la alienación y los medios de lo que denominamos “infoesfera”

    ¿Leyeron el primer capítulo?... bien… en el relato Sacha se encuentra por hacer cumbre en el Fitz Roy –uno de los picos más peligrosos-  cuando en una mala maniobra queda colgado del arnés, durante un tiempo trata de solucionar esta situación de vida y muerte hasta que finalmente decide cortar su arnés y caer en el vacío. Es en ese momento donde el lector se da cuenta que Sacha se encontraba dentro de un juego virtual, conectado a un casco neural que le producía la sensación de estar en la montaña.

    Lo que parece futurista no lo es tanto, ya que en la actualidad el uso de “simuladores” en aviación y para carnets de conducir permite que las personas demuestren si están o no en condiciones de realizar la actividad en la “realidad”. La pregunta que debiéramos hacernos es cómo alguien puede aprender el manejo de un avión a partir de un juego? …  y a partir de una  posible respuesta avanzar a otra pregunta: ¿pueden los Medios Hegemónicos de producción de imágenes modelar el pensamiento y la cultura de la población?

La no diferenciación entre lo virtual mediático y la construcción de la realidad

   Wilder Penfield, neurofisiólogo canadiense, demostró que en el cerebro existen zonas de duplicación sensorio-motora –neuronas espejo- y la tecnología del PET –tomografía por emisión de positrones- hace visible que alcanza con imaginar un gesto para que una zona del cerebro se ilumine como si verdaderamente una acción se hubiese ejecutado, por lo que la “representación mental” colabora a que la acción pueda realizarse y perfeccionarse. Este recubrimiento de lo psíquico a lo orgánico tiene muchas caras, una de ellas es la utilización con diversos fines de la importancia de la imagen para producir efectos en el organismo y la idea que la persona tiene de sí misma, demostrado por Vilayandur Ramachandran con una técnica muy especial para eliminar los dolores de “miembros fantasmas” –amputaciones- a partir del uso de espejos donde se impone durante semanas la imagen del miembro sano sobre el miembro amputado logrando que los dolores y sensaciones del miembro fantasma desaparezcan funcionando esta técnica como precursora de la conciencia.

    Solo con estos datos accedemos al conocimiento de por qué la práctica en distintos “simuladores” son efectivas, permiten avalar horas de vuelo y determinar si una persona está o no en condiciones de pilotar un avión. La utilización de estos recursos también avanza en el sistema escolar donde observamos el creciente espacio de las plataformas de gamificación educativa ofreciéndose como una opción dentro de la educación formal. Con Sacha observamos que la “actividad scout” podría devenir en videojuego que permita obtener logros de progresión en un contexto aislado sin poner en juego el cuerpo con relación a otros o a sí mismo, y de hecho no es una locura en tanto que los “scouts aéreos” pueden avanzar en su progresión en simuladores de vuelo.

   Hemos hecho referencia a la esfera del aprendizaje y la terapéutica…Avancemos un poco más… en lo que se denomina “estadio del espejo” donde se determina que una imagen exterior opera como Ideal y precursora del Yo en todos los sentidos, lo que implica un poder determinante en la conciencia ante la “grieta existencial”  constitucional donde el sujeto necesita alienarse a una imagen que es vivida como propia –lo que se denomina identificación-. Más allá del tiempo inaugural y estructurante, con  posterioridad al sujeto se le ofrecen otras imágenes que a diferencia de medio siglo atrás donde las mismas dependía de la familia o los grupos donde el niño- adolescente participaba siendo una pequeña parte de los medios de comunicación, la inversión que la tecnología ha producido nos lleva a un tiempo donde la mayoría de las imágenes que se ofrecen ya no son familiares y grupales sino mediáticas.

     En el siglo XXI es casi imposible pensarseen tanto somos pensados desde los medios productores de imágenes destinadas al sujeto consumidor o al sujeto que avale las políticas de su propia explotación - sin cuestionar a los verdaderos representantes del poder real – económico y político - que en América Latina se disfrazan bajo el mito de la “libertad de expresión” devenida en Control social a  partir de la utilización de los Medios de Comunicación – que se han convertido en un aparato de espejos que funciona las veinticuatro horas sin descanso -  cuyo objeto es modelar las subjetividades que convienen al sistema y las “eleccionesde la dirección política de los países. La llegada al poder de Mauricio Macri, Jair Bolsonaro y la locura de avalar al venezolano Guaidó como “presidente legítimo” de Venezuela solo es pensable a partir de la dictadura mediática donde el común de la gente elije suponer que la simulación es la realidad y que los valores sociales y distintas formas de nominación que les ofrece el mercado son universales.

    Si tomamos como punto de partida los comienzos del siglo XX, la figura del sobrino de Freud, Edward Bernays  pasa a ser central para entender el inicio de los sistemas mediáticos cuyo objeto es la manipulación de la opinión pública y la promoción de “estilos de vida” coherentes con las necesidades del poder. La palabra “propaganda” término ligado socialmente al fascismo y al comunismo, se disimula en manos de Bernays en “relaciones públicas” –el mismo lo dice-. Bernays promovió – y fue exitoso- no solo con empresas sino con asesorando presidentes americanos. Algunos de los logros que se le adjudican son las campañas para la inducción de jóvenes al ejército, lo que le permitió entender que lo que se utiliza para la guerra, puede ser usado en la paz  creando los primeros montajes mediáticos –“noticias” de los diarios- por ejemplo para impulsar el consumo de cigarrillos en las mujeres[1] presentándolo como “liberación femenina”. Solo con la radio y la publicidad de cartelería Bernays y sus colaboradores fueron responsables de la generación de los “valores del hombre americano”. Si comparamos el “poder de fuego” de esos tiempos con el momento actual donde cada persona tiene una pantalla propia con la que se relaciona con el mundo expresando gustos y opiniones que son instrumentados por distintos algoritmos de las redes sociales, sumada a la Hegemonía de los Medios de Comunicación que insisten con noticias direccionadas, falsas, sesgadas o simplemente negando sucesos de la realidad, observamos que la situación es mucho más compleja en tanto ya no solo se trata de promover consumo sino “estilos de vida” e instrumentalizar los “malestares del yo” dándoles un sentido  acorde a las necesidades del “poder invisible” – como dice el propio Bernays- … claro que hay determinados contenidos o “estilos de vida” que no se promueven siendo rechazados y atacados: el comunismo, los populismos, la distribución de la riqueza, la justicia social, el cuidado real del planeta, la vida… todo aquello que vaya contra el individuo liberal, anestesiado, ombligoyoico.

La subjetividad atada a la infoesfera y al mercado

    Es interesante que la palabra sujeto - lo más propio de cada uno - se relacione con la idea de sujeción, amarre que siempre será singular; en cambio la subjetividad será un término más apropiado para definir el producto de la colonización “civilizatoria” haciendo clara referencia a la alienación social. La diferencia entre uno y otro –hay ríos de tinta de la buena respecto de ello- es que mientras el sujeto es un efecto de lo imposible de domesticar por la cultura, la subjetividad es lo domesticado por la cultura, de allí el sintagma “subjetividad neoliberal” siendo a veces reemplazado por “sujeto neoliberal” lo que técnicamente provoca malosentendidos.

    La subjetividad neoliberal ha logrado lo impensado a nivel del control social, pero no es el “crimen perfecto” en tanto el sujeto siempre resiste, de allí su poder emancipador. Podríamos decir que gran parte de la subjetividad neoliberal transita por la infoesfera en tanto siempre se tratará de quitar el cuerpo, no permitir su encuentro contingente con aquello distinto porque sus efectos angustiantes lo convierten por un lado en lo único que no engaña y por otro en la única posibilidad de salida del mecanismo de espejos donde el Yo está capturado en sus malestares.   

    Observamos cotidianamente el uso de los mecanismos de “irrealidad aumentada”, donde en el microbus, subterráneo, bar, reunión familiar, etc. muy pocos quitan la mirada de la pantalla obturando el encuentro real con el otro. El “bitcompromiso” genera la misma satisfacción que tomar con la mano las papafritas del Mc Donald´s… un clic dado en un Like ilumina una zona del cerebro como si el cuerpo realmente se hubiese sido puesto en juego en una acción para cambiar la realidad y de allí por contigüidad se pasa a otra cosa, lo mismo sucede cuando se comparte un meme o posteo a favor de alguna causa ya que el compromiso social ha devenido en “publicidad” en el concierto de imágenes de Facebook o Instagram, en los slogans de los “hashtags” que funcionan como si tuvieran sentido pleno

    Parafraseando a Zizek, todo se ha vuelto mercancía, tomamos un café en Starbucks y mientras con nuestro pago la empresa nos asegura que colaboramos a mitigar el hambre en el mundo o a producir café orgánico., mientras consumimos el Latte desde nuestra pantalla del Smart clickeamos y compartimos propaganda que cambiará el planeta –  producida por los dueños del mundo y colaboradores para “entretenernos” logrando que nuestro cerebro se “ilumine” dos veces como si hubiésemos realizado acciones que cambiaron el mundo mientras tanto el verdadero sistema económico motivo de la injusticia que provoca los males del mundo nos terminó de vender un café…la propaganda por identificación se convierte en discurso que repite consignas, spots, slogans, hashtags donde se demuestra claramente que los bitcomprometidos no escriben sino son escritos desde otro lugar... y si de estas propaganda devienen encuentros serán por multitudes de iguales…

    La mercantilización de la vida y los valores alcanza a toda la sociedad, de allí que en el movimiento scout observamos cómo las instituciones se mercantilizan rompiendo su necesaria independencia política  al realizar convenios insólitos con las “relaciones públicas” de las grandes empresas –léase departamentos de propaganda institucional- participando en concursos o programas de “responsabilidad empresarial”, ofreciendo su imagen institucional y la de sus miembros… o directamente  a sus miembros como mercancía ya no solo al Estado sino a Fundaciones de las grandes corporaciones y embajadas extranjeras. La situación llega a ser tan delirante que nos podemos encontrar con el patrocinio de supermercados formadores de precios denunciados por estafa, explotación laboral y venta de artículos de distribución gratuita, terminen junto a los scouts dando cursos de alimentación sana a quienes no tienen para comer –lo que al menos implica cierto grado de sadismo hacia los chicos que se ofrecen al marketing empresarial- Es clara la ganancia en propaganda para empresas y de transmisión ideológica de las fundaciones hacia las Organizaciones sociales, amén de mejorar la mirada social por “colaborar con los scouts” … lo que es evidente para las empresas y los promotores de esas ideas es oscuro para los cuerpos institucionales que son mercantilizados e instrumentalizados en función de otros intereses, en un mundo donde la definición de apoliticidad rebasa la idea de partidos políticos a tal punto que gran parte de las ONG surgidas en los últimos veinte años son utilizadas como transmisión ideológica y presión a los gobiernos populares no liberales.

De lo extraño a lo familiar

    Si hay un afecto que caracteriza la época es la extrañeza que no es más ni menos que una manifestación de angustia a lo que no-es-igual-a-mi siendo el resultado la evitación o la confrontación narcisista… de allí que en estos últimos años el término específico “fobia” se ha deslizado desde lo clínico a lo social - vincular.

    Slavov Zizek sin proponérselo explica lo que Bifo Berardi diferenciaba respecto a las relaciones por conectividad  - infoesfera – y las relaciones por conjunción. Sencillamente podemos decir que la infoesfera es una burbuja imaginaria engañosa en tanto quienes participamos de ella ignoramos que existe una dicotomía entre el ser virtual y el ser real, donde el cuerpo físico no se pone en juego.

    La WEB nos ofrece ignorar cuerpos reales, clases sociales, el poder real, el dinero, todo aquello que está a nuestro alrededor cuando quitamos la mirada de la pantalla… solo posteos e imágenes, los que ofrecen la ilusión de ser parte de algo por solo dar un “clic”, twittear en la cuenta de una figura pública, o ser parte de alguna causa que nos irá homogeneizando discursivamente si es que queremos seguir siendo parte de la misma –lo que Freud denomina identificación por contagio- Lo “común” no es definido por la comunidad, sino desde otro lugar donde lo “común” ocupa el lugar del totalitarismo y la negación de la diferencia.

    Mientras que el cuerpo real del otro siempre actúa como límite siendo un regulador en tanto no podemos decir cualquier cosa si queremos vivir en sociedad; en la Red los impulsos tienden a desamarrarse dando una falsa idea de libertad, por lo que cambiamos la forma de estar en el mundo siendo más agresivos por la falta de autocensura del sin-el-cuerpo, generándose en los intercambios extrañeza en quienes nos eran familiares cuya respuesta muchas veces será declararlos inexistentes: bloqueo, eliminación de contacto. La pulsión conectiva y metonímica de buscar lo homogéneo pareciera constituir una especie de algoritmo donde se elimina la diferencia de manera que quien esté del otro lado de la pantalla sea lo más parecido a mí, en espejo con mi Yo logrando, en ese punto despertar la fascinación… definitivamente se está más cómodo en las redes sociales que en el mundo de los cuerpos reales donde la sola presencia construye una demanda… mundo que se hace cada vez más extraño y hostil, lugar donde se deposita lo siniestro.

   El desafío como sociedad y por ende del movimiento scout es correrse de la mercantilización y utilización política, atenuando el poder con el que los mecanismos de conectividad inundan la vida de niños, jóvenes y las actividades scouts en continuidad con los mecanismos de control biopolítico de los cuerpos y las ideas.

    La mejor manera de evitar la extrañeza es retomar los caminos de la conjunción que nos ponen en primer lugar en el encuentro con los cuerpos de las comunidades en las que participamos, apuntalándose la ciudadanía activa por medio del servicio concreto producto del encuentro real con los otros… si algo de esto ocurriese seguramente nadie pensaría dar cursos de cocina sobre “comida sana” para quienes con suerte comen una vez por día… otro tipo de ideas surgirían y se podrían concretar con los otros, pero para ello hay que descartar la lectura simplista y liberal de la vida, abandonar la “propaganda” sobre los excluidos que los ubica como delincuentes, negando determinaciones político y sociales… cargando más las espaldas de quienes están al borde o caídos del sistema… los “nadies”…

   Las verdaderas políticas surgen de las necesidades y problemas reales y sentidos de las comunidades, y están destinadas al fracaso si quienes definen que necesitan los otros son jóvenes scouts en sus “parlamentos” y “asambleas” ya que si  por un lado el sesenta por ciento de los niños y jóvenes están bajo la línea de pobreza, el noventa y tres por ciento de los grupos scouts están conformados por ese cuarenta por ciento que escapa a la miseria, que corren el riesgo de actuar como “colonizadores” siendo urgente brindarles herramientas para escuchar a los otros distintos, sin prejuicios de clase media, sin utilizarlos como excusa para los propios intereses políticos… recién ahí podremos construir en conjunto en un mundo que devendrá menos siniestro.




[1] LAS ANTORCHAS DE LA LIBERTAD
El 31 de marzo se celebra en Nueva York la tradicional Eastern Parade o desfile de Pascua, un escaparate de la época y uno de los eventos culturales más importantes del país hasta los años 50; después cayó en declive. Eduard trazó el siguiente plan: Un grupo de 10 chicas jóvenes, modelos debutantes de la revista Vogue, se infiltrarían en el desfile, y a su señal, sacarían unos cigarrillos y se pondrían a fumar ostensiblemente, gesto que dejaría a los presentes en estado de shock. Previamente, Bernays haría correr el rumor entre sus amigos de la  prensa y fotógrafos sobre un grupo de mujeres jóvenes de la high class de Manhattan que iban a liarla parda durante el desfile para reivindicar su derecho a fumar, y que el grupo se habían autodenominado "Las antorchas de la libertad".
Al día siguiente los periódicos del país entero se hicieron eco del evento. El mensaje caló. El New York Times tituló:  "Group of Girls Puff at Cigarretes as a gesture of Freedom", y un año después aproximadamente ya estaba bien visto por parte de la sociedad americana que las mujeres fumasen. Nunca una campaña tan barata había generado tantos beneficios, y la "magia" de Eduard Bernays estaba en la cresta de la ola.