domingo, mayo 27, 2018

La Progresión en el Escultismo (parte 2). Interrelaciones


(La primera parte, hacer click aquí)

La dimensión del aire libre

         Cada una de las cuerdas constituye una dimensión del escultismo ¿qué quiere decir con esto? Que son distintos aspectos que tiene características y valor por sí mismos pero que al formar parte del nudo se generan interrelaciones que nos permiten pensar la especificidad de la práctica, del aprender haciendo y del saber hacer de los scouts

            La dimensión del Aire Libre a grandes rasgos es la naturaleza, sus leyes, el cómo el hombre parte - de ella –  ha  construido modos de vivir, explorar, jugar, relacionándose con su hábitat. Los contenidos de Progresión que se relacionan con el aire libre amén de sus generalidades (espacio en blanco del esquema) están interrelacionados con las Dimensiones del Servicio y la dimensión de la Ley Scout.



Generalidades de Aire Libre

            En este espacio podemos ubicar los distintos conocimientos técnicos que ofrecerá el diseño de Programa, muchos de ellos acordes a los Biomas donde se desarrollará la actividad scout. En una enumeración incompleta podríamos nombrar la técnica scout general, woodcraft, art & crafts, cocina, montañismo, senderismo, canotaje, campismo, mountain-bike, juegos y deportes al aire libre, veladas, fogatas, etc.

Interrelación Aire Libre / Ley Scout

            La inmixión de la Ley Scout en la Dimensión del aire libre dispara conocimientos técnicos necesarios porque un Scout no esté de cualquier manera en la naturaleza, esto implica que debe hacerlo de la buena manera por lo que la progresión permitirá conocer sobre: protección de la flora y la fauna, manejo de residuos, contaminación de los ambientes, producciones orgánicas, energías alternativas en campamento.

Interrelación Aire Libre / Servicio

            La inmixión del Servicio con el Aire libre nos lleva al desarrollo de conocimientos para intervenciones directas en el grupo y la comunidad, de allí que los contenidos de la progresión tendrán en cuenta: Primeros auxilios generales y específicos, principios de la lucha contra incendios, forestación y reforestación, Técnicas de reciclado, cómo realizar proyectos ecológicos, energías alternativas, producción de alimentos y bebidas, etc.

La Dimensión del Servicio

            La dimensión del servicio es aquella que se dirige al otro, a la comunidad, con el objeto de ser partícipes en solución de las necesidades existentes tomando distintas acciones que favorezcan la transformación social. Existen contenidos que son generales y aquellos que vinculados a la interrelación con las Dimensiones de Aire Libre y Ley Scout.

Generalidades de Servicio.

            Los scouts no hacemos servicio de cualquier manera, es necesario conocer desde métodos básicos y sencillos para el análisis de la realidad y la elaboración de proyectos de intervención viables hasta métodos más complejos.

Interrelación Servicio / Aire Libre

            La inmixión del Servicio con el Aire Libre nos lleva al desarrollo de herramientas y conocimientos particulares como la descubierta scout en la naturaleza –medio privilegiado para la exploración y diagnóstico -, conformación de equipos de primeros auxilios / salvamento / combate de incendios, técnicas básicas de entrevistas con la comunidad, producción de indicadores propios para el análisis de una problemática ambiental que se quiera explorar

Interrelación Servicio / Ley Scout

            La inmixión del Servicio y la Ley Scout nos lleva al desarrollo de herramientas y conocimientos particulares como la descubierta scout en la comunidad, la construcción de indicadores propios para el diagnóstico comunitario, los conocimientos básicos para estrategias de prevención y promoción de la salud / educación / desarrollo.


La Dimensión de la Ley Scout



            La dimensión de la Ley Scout es fundante del compromiso que un niño / joven realiza para sí y para la comunidad. En tanto la Ley Scout es el marco de valores fundamental se interrelaciona con las otras Dimensiones orientándolas. Es complicado hablar de contenidos cuando se trata de valores, pero sí señalaremos las actitudes esperables en lo general y en la interrelación con las otras Dimensiones.

Generalidades de la Ley Scout.

            Los scouts no practicamos el escultismo de cualquier manera, la Ley Scout es un faro que guía la vida del grupo, las actitudes dentro de los organismos de las ramas y las decisiones éticas en las distintas actividades que realizamos.

Interrelación Ley Scout / Servicio.

            Los pasos lógicos para las acciones de servicio son VER la realidad de nuestra comunidad, JUZGARLA a partir de los valores que se desprenden de la Ley y ACTUAR en consecuencia de los dos pasos anteriores. Como criterios rectores nos orientamos por los puntos de la Ley a tener en cuenta son el 3, 4, 9, 10, y con la Ley en General para todos los procesos de organización y toma de decisiones.

Interrelación Ley Scout / Aire Libre.

            El punto 6 de la Ley Scout es el criterio rector respecto de la dimensión del Aire libre, y la Ley en general orienta las actitudes y decisiones en el resto de actividades que se realizan


Conclusiones:

              Lo presentado en este texto es una Formalización de la Progresión en el escultismo que sirve a cualquier organización scout. Si entendemos cómo se interrelacionan los distintos elementos podemos pasar al siguiente paso y definir las Areas de Progresión.

              Respecto de cómo se organiza la progresión existen dos posturas básicas: basarse en teorías del crecimiento o en teorías del desarrollo ¿cuál es la diferencia? Las teorías de crecimiento se asientan en lo biológico- comportamental por lo que las descripciones que se realizan son de conductas esperables en los distintos momentos del crecimiento de las personas (se dan solas con el paso del tiempo) . Las teorías del desarrollo si bien consideran las etapas de crecimiento, se basan en los aspectos que se quieren desarrollar en la persona ubicando los distintos aprendizajes acorde a las posibilidades de las edades. Personalmente adhiero a las teorías del desarrollo para poder  afirmar que la práctica del escultismo es orientada al desarrollo del individuo y como modo de ordenamiento se dividirán los conocimientos en distintas áreas y etapas de progresión de acuerdo a la rama en la que se participe. 

                Espero que este trabajo de formalización les haya resultado útil para el de Ustedes en el grupo o en sus asociaciones

viernes, mayo 25, 2018

La progresion en el escultismo (parte 1)




            Uno de los debates más interesantes en el Movimiento Scout es cómo entender lo que denominamos Progresión. Lo que parece una cuestión sencilla es determinante a la hora de pensar si nuestra práctica está orientada en la pedagogía scout o realizamos algún otro tipo de experiencia en la que alojamos a los niños y jóvenes, pero que carece de la articulación que brinda el método scout, siendo la condición necesaria para afirmar que practicamos escultismo.

El nudo de la Progresión    



            Estamos acostumbrados a leer explicaciones muchas veces ajenas a nuestra práctica, con gran influencia de la pedagogía formal, donde de distinta manera se discute el tema de la progresión con base de este u otro autor que generalmente no es nombrado. Pareciera que las organizaciones se preocupan más por tratar de demostrar al universo de la educación formal que el Escultismo es un movimiento educativo y de allí las derivas en la formalización de los conceptos que dependen de las épocas y modas pedagógicas, o de las elecciones que las Organizaciones realizan dentro del mundo de las ideas educativas… de allí que un arco que va desde las visiones de la Progresión con una enorme cantidad de contenidos en la construcción de una especie de “superscout” hasta las visiones donde se plantean objetivos pero sin contenidos. Con solo leer “Escultismo para muchachos” nos damos cuenta que estas dos visiones erran en el blanco.

            El escultismo es una práctica y como tal siempre es más sencillo tratar de explicarla con los elementos mismos de dicha práctica, es por ello que intentaremos explicarlo desde una lógica afín a lo que es pasión para muchos, los nudos y los trenzados… una de las ventajas de este tipo de explicación es que como muchos de Uds habrán hecho, nos permite “jugar” con las sogas e ir construyendo preguntas y respuestas a partir de la manipulación de los nudos y las trenzas.

            Lo primero que vamos a preguntarnos es ¿cuáles son las cuerdas con las qué vamos a jugar un rato para preguntarnos sobre la progresión? Y elegiremos tres de ellas porque no manipularemos cualquier nudo sino un muy especial el borromeo, que tiene características distintivas que después abordaremos. Nuestras cuerdas serán. La Ley Scout, El Servicio y el Aire Libre. Ellas ciñen en el centro a la Ciudadanía. Veamos nuestro nudo de base

            Como Uds sabrán si tomamos unas cuerdas y las combinamos son muchos los nudos y falsos nudos que podemos construir… el borromeo tiene un modo de entrecruzamiento de cuerdas específico que brinda entre otras cosas las siguientes características:

-          En el centro del nudo está el lugar donde se ciñe, donde se ajusta el nudo, y no puede ser otro que la Ciudadanía, no por ocurrencia personal… “Escultismo para Muchachos” se subtitulaba “Manual de ciudadanía”. Si el pez es conciente del anzuelo no lo muerde ¿cuántos niños y adolescentes serían scouts si le ofreciéramos que participen en un movimiento para ser ciudadanos activos?... por eso el anzuelo está rodeado por una carnada que en este caso las denominamos como las cuerdas de la Ley Scout, la vida al aire libre y la Buena Acción (Servicio) y de su correcto anudamiento dependerá que se cumpla el objetivo del Escultismo.

-          Otra característica del nudo de Borromeo es que si una de las cuerdas no está bien anudada las otras se liberan y su efecto es claro: no se ciñen en la ciudadanía por lo que no se cumple el objetivo del escultismo.


La Progresión es un Trenzado



            El nudo tal como lo hemos presentado nos permitirá establecer distintas relaciones por demás interesantes para entender la Progresión en el Escultismo; por lo pronto debemos entender que nosotros más que con un nudo trabajamos con un trenzado ¿por qué?... Sencillo la progresión implica temporalidad, es un proceso de construcción necesario para cumplir con el objetivo. Comienza con un primer anudamiento cuando el niño /joven ingresa al movimiento  para finalizar el día que realiza su partida dando por concluido aquello que el movimiento podría brindarle. Entre nudo y nudo tenemos los logros y reconocimientos en las actividades y etapas  del progreso realizado por los niños /jóvenes… necesarias en tanto no podemos comenzar una nueva vuelta de trenza si no ceñimos la que se realizó y eso en el escultismo lo conocemos como logros de progresión, entrega de las insignias, cambios de una etapa a la otra.

            El Gran Juego es de los niños y de los jóvenes, ellos participan en un sistema de asunción de responsabilidades que también es progresivo iniciándose en las ramas menores donde predomina la responsabilidad del adulto para el desarrollo de las actividades, adquiriendo cada vez mayor responsabilidad hasta el logro de la autogestión de las actividades. Si bien las responsabilidades del dirigente van cambiando de rama en rama, hay algo que no varía: es el responsable de que la trenza se construya y por ello, de que La Ley Scout, el Aire libre y el Servicio se ciñan en la ciudadanía… y si eso no ocurre deberá pensar cómo reconstituirla a partir del Método Scout.

(Continua en el proximo posteo)


martes, mayo 01, 2018

Escultismo en las villas... ¿sin uniforme?

(insignias hechas con papel, lápiz y contact)



            Un posteo en el grupo de facebook del Blog generó una de esas tantas respuestas automáticas que solemos dar, descubriendo de alguna manera la posición de pre-juicio en la que podemos caer al ubicarnos como gente de clase media que sabe lo que al otro le conviene, y esto sin desmerecer el compromiso que cada dirigente tiene con el trabajo en los sectores socialmente postergados.

            El debate consistió en dos posiciones respecto del uso del uniforme con chicos de las villas, lo que podría sintetizarse en dos posturas (1) Los chicos tienen otras necesidades y pensar en la compra de uniforme es ir contra de la realidad, lo único que se necesita es la insignia scout y el pañuelo que es lo que nos distingue (2) Los chicos son los que piden el uniforme y las insignias para ser scout como los demás, convirtiéndose en una posibilidad de dignificación y mejora de la autoestima personal.

            Inicialmente acordé con la postura (1) ¿cómo vamos a solicitarles a los chicos que tienen necesidades mucho más importantes que usen el uniforme scout y las insignias?... pero al escuchar la postura (2) me vi obligado a realizar un ejercicio de memoria.

Erase una vez… la villa


            Siempre recuerdo la infancia y adolescencia con mucho cariño, especialmente al grupo scout que me permitió descubrir el mundo. El barrio donde vivía era muy humilde, hasta mis 7 u 8 años buscábamos el agua en la canilla pública… en ese tiempo era uno de esos barrios que las personas de clase media preferían evitar pasar, aunque en realidad la conformación social era gente pobre y humilde pero trabajadora… en la esquina estaba “Cacho López” donde los cirujas llevaban sus botellas y fierros para vender, al lado y frente de mi casa albañiles, algún que otro gasista y plomero, diarieros y por supuesto por la tarde dos o tres borrachos que iban a jugar al mus al club

           Con el grupo scout comencé a descubrir el mundo… recuerdo la primer salida hasta “aldea romana”, a unos 3 kms por un lugar que hoy está poblado y que para todos fue como explorar los bosques de la hermosa Costa Rica con arroyito incluido… el primer campamento anual se realizó a unos 4 kilometros, en el Seminario Menor donde en realidad desde los ojos de niño era como estar en un bosque a cientos de kilómetros de la ciudad... desde los ojos de algunos adultos scouts probablemente no parecía una verdadera aventura.

            Siempre cuento que en esa época no nos querían afiliar ni INSA ni USCA no solo por ser pobres, sino porque la parroquia había tenido un “cura tercermundista” al que le habían volado la casa con una bomba, y el barrio era de “subversivos”… fuimos los pibes que al escuchar las historias scouts, la vida de BP, al leer el único libro que había en el grupo que se llamaba “Escultismo para muchachos” los que queríamos era usar uniforme, no solo ser scouts sino parecernos a los aventureros de los bosques… y los dirigentes decidieron que usaríamos vaquero, remera blanca y el pañuelo… así formulé mi promesa pero nuestra insistencia provocó que al siguiente año se trabajara para que usemos la camisa scout y unas insignias que comprábamos en un local del centro que se llamaba “La Ficco Guzzo” que suponemos en algún momento había sido tienda scout porque todavía tenía insignias y nadie pedía un carné para comprarlas...

            La pobreza nos obliga a ser creativos, y los pibes pedíamos mas… fue así que nuestro querido dirigente de tropa, Rafael Rodríguez (Antílope Sagaz) muy hábil con sus manos, con una vieja cucarda de metal  y unos trozos de cuero hizo nuestras primeras insignias de Primera Clase… un circulo de cuero con una flor de lis grabada a fuego… ¡Qué Felices que fuimos ese día cuando nos reconocieron en una Insignia nuestro progreso! Muchos adultos y “expertos pedagogos” que han guardado su niñez en el desván, se pierden en las teorías educativas y por lo tanto ya no disponen del único registro válido de la experiencia que es en primer lugar que una Insignia es un SIGNO para la persona que la recibe, una DISTINCIÓN positiva de la diferencia que para quienes poco tienen mucho significa elevando la autoestima, otorgando visibilidad al trabajo y al esfuerzo realizado.

            Y los pibes seguían queriendo mas… ya en contacto con otros grupos scouts, en proceso de integración a la USCA (lo que recién pudo formalizarse con la caída de la dictadura) veíamos que otros usaban parches de campamento pero ¿cómo podríamos pagarlos?... a esta altura ya era Raider y con mis grandes amigos hacíamos los trofeos de los campeonatos con pedazos de tronco y metal grabado con punzón… allí Chiva Astuta (Ricardo Rodríguez, quien con los años fue uno de los promotores del escultismo en Tierra del Fuego y si no me equivoco aún sigue en actividad) nos invitó a ayudarlo a hacer los primeros parches de campamento ¿cómo los hicimos?... luego de elegido el lema y el motivo, Chiva los dibujaba, sacábamos fotocopias, pintábamos las siluetas con lápiz (la fibra si se moja se corre), los cubríamos con contact transparente y doña Benigna (la mamá de Chiva, cocinera histórica del grupo) los cocía con un fondo de paño. En el primer día de campamento todos contábamos con nuestro parche y por esas cosas de la vida resistían (y aun resisten) las inclemencias del tiempo.

            Nunca pensamos el uniforme scout como algo militar sino como ropa de trabajo, que de hecho lo es… ¿acaso donde van a comprar las camisas? ¿no son locales de ropa de trabajo fabril o de campo? ¿Quién puede sostener que el uniforme scout es algo militar cuando la realidad incluso comercial nos demuestra otra cosa?... y con el paso de los años todos fuimos teniendo el uniforme, algunos lo pasaban una vez que les quedaba chico, otro conseguía ropa del trabajo de sus padres y una costurera lo achicaba… como sea aunque no del todo completo el uniforme estaba, y con el tiempo las insignias.

Niños sin atributos

            Sin duda alguna hoy la pobreza no es lo que era… desde mi infancia a este tiempo se han sumado una serie de problemas antes inexistentes como la falta de empleo, la marginalidad, la venta y consumo de sustancias no solo en adultos sino en los niños, los distintos tipos de excesos en virtud de la carencia principal que es la de un aparataje simbólico que permita ayudar a hacer con la reducción a la nada social. En la villa muchos están desnudos aunque tengan ropa, en tanto ante la carencia simbólica desprovee de caracteres o cualidades particulares que puedan ofrecer algún tipo de distinción afirmativa, solo el discurso de las Iglesias da valor a la pobreza y no es seguro afirmar que sea algo que incida negativamente. ¿Qué tiene que ver esto con los scouts?

            Baden Powell crea el movimiento pensando en incidir sobre la niñez “gamberra” ¿Qué significa esto? … según el diccionario podría decirse que son aquellos niños que no se encuentran en una buena relación con la “civilidad”, los alborotadores, pequeños delincuentes, niños abandonados a su suerte. El escultismo con los años olvidó uno de los ejes centrales del por qué de su existencia para dirigirse a las capas medias de la población que tenían y tienen otro tipo de ofertas, y desde las mismas clases medias aparecieron los pedagogos que – como diría el chavo- sin querer queriendo comenzar a leer el fenómeno educativo desde las clases medias introduciendo cambios para crecer en cantidad y competir con otras ofertas pero desde la perspectiva de las necesidades de las clases medias.

            Esa niñez desnuda necesita “vestirse” y para ello el escultismo tiene una propuesta para jugar un Gran Juego, adherir a una Ley, regularse socialmente en los organismos de las ramas,  permitir que se  “vistan” simbólicamente con un correlato físico… el pañuelo, el uniforme, las insignias, las que en su conjunto van marcando distintos atributos de cada niño en particular… quien casi todo lo tiene probablemente no valore de la misma manera estas cosas porque puede tener otras, y otras… incluso puede avergonzarse de usar su uniforme cuestión que no es segura en el grupo scout de la villa. Los dirigentes, quienes ya estamos formados corremos el riesgo de no valorar aquello que autoafirma a cada uno de los niños otorgándoles una dignidad particular, la de no solo ser scouts sino parecerlo, porque para que el hábito no haga al monje es necesario primero que exista un monje… todos estos elementos simbólicos del escultismo permitir constituir al scout… después que cada uno haga lo que quiera con su uniforme, pero la condición es que primero pueda servirse de él... parafraseando a la Psicoanalista Beatriz Janin no nos olvidemos que el niño no sufre ni por los desafíos vitales, ni por las propias limitaciones del entorno... sufre cuando se lo menosprecia, se lo desinviste, cuando se le niega lo que él sabe que tiene derecho