viernes, mayo 25, 2018

La progresion en el escultismo (parte 1)




            Uno de los debates más interesantes en el Movimiento Scout es cómo entender lo que denominamos Progresión. Lo que parece una cuestión sencilla es determinante a la hora de pensar si nuestra práctica está orientada en la pedagogía scout o realizamos algún otro tipo de experiencia en la que alojamos a los niños y jóvenes, pero que carece de la articulación que brinda el método scout, siendo la condición necesaria para afirmar que practicamos escultismo.

El nudo de la Progresión    



            Estamos acostumbrados a leer explicaciones muchas veces ajenas a nuestra práctica, con gran influencia de la pedagogía formal, donde de distinta manera se discute el tema de la progresión con base de este u otro autor que generalmente no es nombrado. Pareciera que las organizaciones se preocupan más por tratar de demostrar al universo de la educación formal que el Escultismo es un movimiento educativo y de allí las derivas en la formalización de los conceptos que dependen de las épocas y modas pedagógicas, o de las elecciones que las Organizaciones realizan dentro del mundo de las ideas educativas… de allí que un arco que va desde las visiones de la Progresión con una enorme cantidad de contenidos en la construcción de una especie de “superscout” hasta las visiones donde se plantean objetivos pero sin contenidos. Con solo leer “Escultismo para muchachos” nos damos cuenta que estas dos visiones erran en el blanco.

            El escultismo es una práctica y como tal siempre es más sencillo tratar de explicarla con los elementos mismos de dicha práctica, es por ello que intentaremos explicarlo desde una lógica afín a lo que es pasión para muchos, los nudos y los trenzados… una de las ventajas de este tipo de explicación es que como muchos de Uds habrán hecho, nos permite “jugar” con las sogas e ir construyendo preguntas y respuestas a partir de la manipulación de los nudos y las trenzas.

            Lo primero que vamos a preguntarnos es ¿cuáles son las cuerdas con las qué vamos a jugar un rato para preguntarnos sobre la progresión? Y elegiremos tres de ellas porque no manipularemos cualquier nudo sino un muy especial el borromeo, que tiene características distintivas que después abordaremos. Nuestras cuerdas serán. La Ley Scout, El Servicio y el Aire Libre. Ellas ciñen en el centro a la Ciudadanía. Veamos nuestro nudo de base

            Como Uds sabrán si tomamos unas cuerdas y las combinamos son muchos los nudos y falsos nudos que podemos construir… el borromeo tiene un modo de entrecruzamiento de cuerdas específico que brinda entre otras cosas las siguientes características:

-          En el centro del nudo está el lugar donde se ciñe, donde se ajusta el nudo, y no puede ser otro que la Ciudadanía, no por ocurrencia personal… “Escultismo para Muchachos” se subtitulaba “Manual de ciudadanía”. Si el pez es conciente del anzuelo no lo muerde ¿cuántos niños y adolescentes serían scouts si le ofreciéramos que participen en un movimiento para ser ciudadanos activos?... por eso el anzuelo está rodeado por una carnada que en este caso las denominamos como las cuerdas de la Ley Scout, la vida al aire libre y la Buena Acción (Servicio) y de su correcto anudamiento dependerá que se cumpla el objetivo del Escultismo.

-          Otra característica del nudo de Borromeo es que si una de las cuerdas no está bien anudada las otras se liberan y su efecto es claro: no se ciñen en la ciudadanía por lo que no se cumple el objetivo del escultismo.


La Progresión es un Trenzado



            El nudo tal como lo hemos presentado nos permitirá establecer distintas relaciones por demás interesantes para entender la Progresión en el Escultismo; por lo pronto debemos entender que nosotros más que con un nudo trabajamos con un trenzado ¿por qué?... Sencillo la progresión implica temporalidad, es un proceso de construcción necesario para cumplir con el objetivo. Comienza con un primer anudamiento cuando el niño /joven ingresa al movimiento  para finalizar el día que realiza su partida dando por concluido aquello que el movimiento podría brindarle. Entre nudo y nudo tenemos los logros y reconocimientos en las actividades y etapas  del progreso realizado por los niños /jóvenes… necesarias en tanto no podemos comenzar una nueva vuelta de trenza si no ceñimos la que se realizó y eso en el escultismo lo conocemos como logros de progresión, entrega de las insignias, cambios de una etapa a la otra.

            El Gran Juego es de los niños y de los jóvenes, ellos participan en un sistema de asunción de responsabilidades que también es progresivo iniciándose en las ramas menores donde predomina la responsabilidad del adulto para el desarrollo de las actividades, adquiriendo cada vez mayor responsabilidad hasta el logro de la autogestión de las actividades. Si bien las responsabilidades del dirigente van cambiando de rama en rama, hay algo que no varía: es el responsable de que la trenza se construya y por ello, de que La Ley Scout, el Aire libre y el Servicio se ciñan en la ciudadanía… y si eso no ocurre deberá pensar cómo reconstituirla a partir del Método Scout.

(Continua en el proximo posteo)


No hay comentarios.: