martes, septiembre 19, 2017

Sobre el escrito "cambiar de asociación scout"




            En estos días circuló en Facebook un escrito del Scouter Mexicano Carlos García donde abría la posibilidad de pensar sobre algunas cosas relacionadas a la práctica del escultismo.

            No fue el escrito el que me sorprendió, sino las opiniones de respetables personas del movimiento scout de la Organización OMMS que desde mi punto de vista, al tratar de deslegitimar la opinión de García cayeron en una serie de "errores" comunes por no realizar una lectura del tema desde una perspectiva amplia. Señalaré algunas frases en función de lo que quiero desarrollar en el escrito,  no son textuales pero analizaremos que son falaces ¿qué significa esto? Un argumento engañoso que oculta la verdad.

  1. ·         Si cambias de Asociación perdes las raíces.
  2. ·         Es más fácil irse que perseverar y cambiar las cosas desde adentro, votando estratégicamente.
  3. ·         Hay muchas  ventajas en quedarse. No sólo número de participantes, sino talentos, oportunidades, y también recursos financieros.
  4. ·         Los que se van son “grupúsculos” generalmente manejados el fundador y sus acólitos que arman su propia tienda.
  5. ·         Irse implica pensar en los adultos y no que el movimiento es de los jóvenes.


Primera Falacia: si cambias de asociación perdés las raíces

            ¿Acaso un árbol trasplantado a otro país no se adapta a la nueva tierra dónde ha sido llevado?

            Podría decirse que las raíces de las instituciones scouts en cada país y en cada región–incluso en un barrio-  tratan de cómo ingresó la propuesta del escultismo y se fue desarrollado. Es algo objetivo –y me refiero a Argentina- que algunos grupos scouts surgieron en Bases Navales haciendo una práctica de “escultismo naval”, en parroquias dentro de las propuestas que las comunidades de fieles ofrecían a sus miembros, colectividades de inmigrantes con rasgos de la propia cultura (colectividad Armenia, Polaca, etc),  en asociaciones civiles scouts. Lo propio del escultismo fue ser concebido como “plataforma” para distintas comunidades. La organización es algo que vino después y con ella la historia institucional y los distintos estilos de escultismo que fueron incorporándose, por ejemplo en Argentina –a diferencia de otros países de la región- al estilo inglés se le sumó el estilo franco - belga a través de la adhesión a las plataformas de los Scouts de France anteriores a la primer gran reforma pedagógica de la mano del constructivista Laszlo Nagy. La segunda gran reforma se produjo en 1996 con el viraje cognitivo – comportamental impuesto por la OSI en la región, cuyo resultado inmediato fue la fragmentación de distintas asociaciones scouts que entendían a la reforma del Programa eliminaba sus practicas (por ejemplo del escultismo naval que no está contemplado) homogeneizando el Programa en toda la región 

            ¿Cuáles serían las raíces que se pierden? ¿acaso el cambio de programa no podría ser considerado también una pérdida de las raíces? Eso es al menos lo que indican las distintas asociaciones que se fundaron, y las que se agruparon en las nuevas asociaciones mundiales alternativas a la OMMS, como por ejemplo WFIS, que cuenta en la actualidad con más de 5 millones de miembros

            Evidentemente el tema de las raíces es una cuestión de perspectiva, para la OMMS dentro de las raíces se trataría de una continuidad histórica de la Organización desentendiéndose de la discontinuidad del Programa provocada. Para las organizaciones no OMMS las raíces son los programas por lo tanto que las discontinuidades provocadas alejarían al escultismo de ellas, de hecho en Argentina el número de aquellos que practicaban el estilo franco  belga (la USCA) triplicaba el de los practicantes del estilo ingles (que era la afiliada a OMMS) con algún pequeño retoque. Con el tiempo la modalidad mayoritaria fue eliminada del programa  quedando solo unos pocos rastros y  el escultismo católico  reducido a una pastoral escindida del programa y a una organización interna que ha mostrado su escasa utilidad

Segunda Falacia: Es más fácil irse que perseverar y cambiar las cosas desde adentro, votando estratégicamente.

            Frase de uso rápido dentro de la cantinela de argumentos falaces. Nada más alejado de la realidad que suponer que irse es una especie de cobardía, todo lo contrario, exige mucha valentía. Si existe algo doloroso es marcharse del grupo o que el grupo se retire de la Organización por no acordar con el Programa, ya que mas allá de los slogan son los adultos aquellos que lo implementan siendo niños y jóvenes quienes deciden dentro del marco que se propone.

            ¿Qué es lo votable? ¿El cambio de Programa? Por supuesto que no. De la misma manera que en 1998 se impuso desde la cúpula hacia las bases engañando a los socios con qué existirían convenios firmados por los que la Organización renuncia a la soberanía programática, durante las distintas gestiones del Ejecutivo se evitaron las Indabas reales donde los miembros de la Organización propusieran y decidieran sobre el Programa, se armaron conferencias, después retomaron el nombre de Indaba sin que lo fueran, se podrá participar de la manera que quiera pero NUNCA se podrá cuestionar la base del Programa, sus objetivos, su Plan de Adelanto, etc…  si el programa no funciona no es por su diseño, sino porque estaría mal implementado  por lo que hay que capacitar mas (apareciendo la chorrera de módulos que hacen imposible que un dirigente se forme en un tiempo más o menos lógico) Ustedes dirán que cambiar el Programa o seguir una línea de escultismo distinto es imposible en la OMMS … avísenle a los BSA de Norteamérica que si no respetan el programa OSI no pueden ser scouts, su programa es mucho más cercano al de las asociaciones nuevas y escindidas que al de la OMMS a la que pertenece… y dicha organización no los expulsa, en más, son ellos junto con algunos poderosos los que se dan el lujo de expulsar a Eduardo Missoni quien fuera Secretario General de la OMMS 

            De allí la mentira de que se pueden cambiar las cosas desde adentro, quien cree eso simplemente es un iluso. Se podrán cambiar las figuritas que ocupen los cargos… pero el cambio de Programa (que es lo que importa porque de eso se trata el escultismo) y la vuelta para una parte importante de la asociación al estilo del escultismo católico o del escultismo naval reactualizados a nuestro tiempo es prácticamente imposible. Programa Unico significa eso: anulación de la diversidad por decreto.

            Cuanto más integrado a la comunidad se encuentra el grupo scout, más difícil es tomar la decisión de irse ya que implica cortar los lazos con quienes uno comparte la tarea no solo grupal sino de la parroquia o en el barrio. Es por este motivo que la compulsión de las entidades patrocinantes funciona, y de allí que al fundarse SdeA la Conferencia Episcopal se comprometía a que los grupos de las Arquidiósesis pertenecieran a SdeA (aunque hubo excepciones). En 1998 con el Programa impuesto por la Asociación, con posterioridad  al engaño de los Cabildos de Programa, gran parte de los grupos que provenían de USCA se querían marchar, pero la compulsión de la Iglesia no lo permitió... si se marchaban perdían los vínculos con la comunidad.

            ¿Es fácil irse?

            No es una decisión cobarde, hay que ser valiente, muchos perseveran estando, autoengañandose de que algún día cambiarán las cosas. No hay mejor escultismo que el que se practica convencido de lo que uno hace y por qué lo hace, y para eso se hace necesaria la libertad de asociación en las comunidades.

Tercera Falacia: Hay muchas  ventajas en quedarse. No sólo número de participantes, sino talentos, oportunidades, y también recursos financieros

            Cada vez que escucho o leo algo como esto no sé si reír o llorar. Recuerdo la cantidad de chicos que no pueden practicar el escultismo por no poder pagar las cuotas social, aunque en algunos países del continente la cuota la paga el gobierno, pero el seguro (lo más caro) queda a cargo de cada chico… o sea más o menos lo mismo. La mayoría del dinero recaudado en las grandes ONGs son para financiar burocracia, generalmente más de la mitad del presupuesto se va en salarios y una parte importante del resto en viajes de las autoridades nacionales, estadías… incluso en algunas organizaciones se alquilan hoteles para hacer las reuniones.

            Mientras tanto en cada grupo los chicos venden rifas, empanadas y tortas para pagar las afiliaciones y juntar algo de dinero para el campamento, los padres hacen menús de fin de semana con pollo, pizza u organizan un bingo, los dirigentes pagan cada uno de los cursos, y no es que quienes los dictan cobran por ello… también son voluntarios. La cantidad de dinero que sale del bolsillo de las familias y dirigentes hacia la Organizacion es inmensa y nunca lo he visto volcado a las necesidades de los niños y jóvenes de los que tanto se habla... y si el grupo se va de la Organización ademas se pretende quitarle los matriales comprados con el esfuerzo que la comunidad ha realizado durante años: carpas, incluso los propios lugares gestionados por las comunidades y puestos a nombre de la Organización y no de una Asociación Civil propia (que es lo ideal)

            Las grandes Organizaciones están escindidas de aquellos que la sostienen y se han convertido en una burocracia que se alimenta a sí misma y que repite un esquema de representatividad de clases no solo mediante la exclusión de la pobreza sino mediante la promoción de jóvenes que han tenido un mejor acceso a la educación, porque difícilmente quienes menos recursos poseen puedan ser escuchados o representar a alguien en las Organizaciones donde ha dejado de importar lo que se hace, siendo más importante lo que se dice.

Cuarta falacia: Los que se van son “grupúsculos” generalmente manejados el fundador y sus acólitos que arman su propia tienda.

            Es genial el uso del lenguaje. Si algún grupo se va de la organización, pasa a la categoría de grupúsculo con un fundador y acólitos (palabra causalmente de significación religiosa y no laica). No existe la posibilidad de que un grupo o conjunto de grupos decida armar otra organización por desacuerdo con el Programa, con la política de la Organización o su estructura de poder. Si un grupo de la Organización rompe en pedazos una comunidad guía- scout que funcionó durante 50 años (ejemplo real) no se tratará nunca de “grupúsculo”  sino de  “Necesidades del Programa Educativo” sin importar la destrucción de una comunidad barrial… desde esta perspectiva la Organización actúa desde la lógica del conquistador al que no le importan las comunidades sino solo conquistar, y los que deciden irse son la "barbarie"...

Quinta falacia: Irse implica pensar en los adultos y no que el movimiento es de los jóvenes.

            Difícilmente alguien se vaya pensando en los adultos a no ser que haya sido segregado por la Organización o se encuentre en una situación de conflicto importante. Al menos los que conozco generalmente hacen referencia a los desacuerdos con los cambios de Programa o por convencimiento de que trabajar con otra modalidad beneficia a los niños y los jóvenes. Solo desde una visión instrumental de los adultos se puede significar que quien decide cambiar de propuesta no piensa en los niños y jóvenes, dando por sentado que la organización (un ente abstracto) piensa en ellos y quien no acuerda con la Organización no.

           Es una verdad a medias que el movimiento es de  niños y jóvenes… Los marcos donde se participa del gran juego son definidos de forma precisa por cada una de las modalidades de escultismo y esto lo han hecho y hacen los adultos (en sus distintas subdivisiones, porque los jóvenes también son adultos). El programa  generalmente se orienta en una autogestión progresiva donde cada vez tienen mayor poder de decisión los niños y jóvenes.

             Los adultos tienen todo el derecho para decidir dónde realizarán su tarea voluntaria, y esto más que censurable debiera ser elogiable, en tanto compromiso con la infancia y la juventud en la asoación qué decida.


            

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo. Me retire del mov. Scout porque la burocracia de la capital vivian como reyes, ocupando los mejores hoteles y restaurantes. No estaba de acuerdo tampoco con el plan de adelanto habia que dar el salto al nuevo siglo los jovenes y niños cada dia son mas agiles mentalmente.
Anibalmed

Anónimo dijo...

Pdrias poner un link hacia el texto al que te refieres? Gracias!

Leonardo Dietz dijo...

CAMBIAR DE ASOCIACIÓN SCOUT??
Por: Scouter Mexicano Carlos Garcia
En publicaciones anteriores hubo un artículo llamado Porque cambiar de Grupo Scout??? Hoy día muchos se están haciendo esa pregunta, es necesario cambiar de Asociación Scout para recuperar identidad, formación, método e ideales por los cuales fue fundado el movimiento scout!
Al igual la necesidad de cambiar de Grupo Scout se debe a la identidad que se tiene dentro del mismo, a la ideología del grupo con respecto a la visión y práctica del tipo de Escultismo que se realiza, de igual modo y en mayor manera el cambio de Asociación es la búsqueda de factores que no existen en una Asociación a otra, un ejemplo claro es la sección de los "Castores" esos pequeños amigos de la presa qué día a día cobran fuerza y presencia en el Escultismo, muchos dirán esa sección no fue de Baden Powell, al igual que la sección llamada "Comunidad de Caminantes", tampoco fue creación del fundador, pero recordemos que los lobatos tienen hermanos más pequeños y desean seguir o incorporarse siguiendo a los mayores. La pregunta obligada es: los caminantes hacen lo mismo con los de clan???
La finalidad de cambiar de Asociación es aplicar bibliografías desechadas, practicar actividades olvidadas, desarrollar metodología e ideología inexistente o incluso prohibida dentro de la asociación en la cual se encuentra el Scout, inherentemente todo se resume en la búsqueda de ese Escultismo que no se tiene y que dejó de herencia el fundador, existen varias asociaciones que reciben con los brazos abiertos a cualquier grupo scout, pero lo único que debería de importar es la calidad del Escultismo, ni la cantidad de miémbros, ni el costo monetario que hay que pagar para decirse ser Scout, mucho menos la legitimidad de origen de quién es Scout y quién no es Scout!!!
Actualmente la política ha jugado un papel muy importante en el Escultismo más que "Escultismo para Muchachos", sumado a los altos costos y baja calidad por eventos uniformes y registros, el pensamiento de cambiar de Asociación Scout está a la orden del día, las Asociaciones Tradicionales e Independientes están ganando terreno poco a poco demostrado con trabajo y esmero que se puede lograr un Escultismo más hermano, más flexible y más ameno!
Sí por tu cabeza ha cruzado la idea de cambiar de Asociación, investiga, pregunta y te convenceras de que existen muchas alternativas para practicar Escultismo, SLPS.

Anónimo dijo...

Estimado hermano scout, has hecho un análisis preciso de lo que es cambiar de asociación scout y al mismo tiempo echas por tierra los argumentos de quienes en México nos llaman a los "independientes" o "tradicionalistas" con el despectivo mote de "scouts piratas", y tal como lo mencionas, es una ardua tarea separarse de la gran organización para iniciar un camino a veces en solitario, pero nuestra gran y única recompensa es la gran sonrisa de un chico íntegro que ha foralecido su carácter con la ayuda que el programa scout le brinda.
Desde la tierra azteca recibe un afectuoso saludo de mano izquierda.
R.S. Lobo Azul.