lunes, septiembre 04, 2017

El "dirigente/educador invisible" y el doble vínculo




            Hay una frase supuestamente anónima que circula en internet. En realidad es de un viejo scout y amigo que formó parte de los “poetas mateístas” de mi ciudad, y quizás circuló de esa manera porque el querido Turco Espinosa firmaba como “el loco del pomo”. “No toda distancia es ausencia, ni todo silencio es olvido” escribía en 1983, en el muro que rodeaba la estación de ferrocarril; nunca imaginó que en un futuro circularía por los muros de facebook y en páginas de internet habiéndose perdido la referencia al autor. Quizás genera cierta fascinación porque en su estructura marca de forma maravillosa una posición que permite una invención para no caer en la melancolía del abandono del Otro. Romperemos el giro poético del querido Turco Espinosa para trabajar sobre la vía de Telémaco (aquella con la que me he propuesto repensar el rol del dirigente) ya que como afirmaba la ausencia real del Otro simbólico, el de la palabra, puede derivar en una posición depresiva en la vida o en la salida del “todoyo”…

            De un tiempo a esta parte vengo leyendo en distintos hermanos scouts que al momento de hablar sobre la función, se dice que el dirigente scout debe invisibilizarse lo que no suena mal, pero nos invita a pensar en el riesgo de un mundo como el planteado en la novela “El Sr. de las moscas” (http://apuntadalto.blogspot.com.ar/2013/05/guia-para-el-debate-de-el-senor-de-las.html ), con la cual podría estudiarse el funcionamiento de niños y adolescentes, grupos y los liderazgos y prácticas segregativas que surgen cuando el adulto está desfalleciente o directamente ausente.

            De una época de fuerte presencia de la Autoridad a la manera de la compulsión y la disciplina, hemos pasado a un tiempo sin referencias cuya consecuencia es la vía narcisista que impregna la vida en niños y jóvenes en los países “occidentados” donde la compulsión ya no es vía externa lo que implica la posibilidad de rebelarse, sino interna y voraz teniendo la felicidad y el goce sin límites como nuevo demiurgo.

            La vía Telémaco nos plantea un dirigente humanizado, incapaz de todas las respuestas pero a decir de Massimo Recalcatti que puede mostrar “a través del testimonio de su propia vida, que la vida puede tener sentido”[1]

            La llamada “invisibilidad” ¿se trata de la ausencia real que favorece aquello que tiene que ver con los narcisismos de niños y jóvenes en su vertiente amistosa como en su contracara de crueldad tal como puede verse en la película nombrada? ¿o de una distancia – presencia que opera cuando conviene a los Objetivos del Gran Juego? El silencio del dirigente ¿implica el olvido de cuál es la posición que le corresponde en el juego, o que la palabra aparezca en el momento oportuno con la firmeza necesaria? Mientras escribo este artículo confieso que hablar de “invisibilidad” no me está cayendo bien, porque obedece a otro tiempo y no al actual, a los años cuando recién comenzaba a dirigir apuntando dicho término a que el juego sea de los chicos y no de los adultos, su uso en nuestro tiempo difícilmente logre ser útil para los jóvenes que se están formando para dirigir corriendo el riesgo de producir un problema de comunicación intergeneracional. Lo que para los dirigentes de mi generación es claro, para los nuevos dirigentes puede implicar la inhibición de la función.

El doble vínculo del dirigente, y sus consecuencias.

            Gregory Bateson define el “doble vínculo” a una situación de comunicación donde una persona recibe mensajes contradictorios. Un ejemplo sencillo desde la lógica es que el dirigente debe hacer “X” que entra en contradicción con “Y”, sin que pueda entrar en discusión lo absurdo de la paradoja en la cual hay dos órdenes que son imperativas y contradictorias, por lo tanto desreguladas y feroces. Los modelos educativos cuyo objeto es la producción del sujeto neoliberal están atravesados por el “doble vínculo. El dirigente scout concreto, el que trabaja con los pibes - no el que desde un escritorio dicta cátedra sobre programas basados en la idealización de la infancia y juventud- queda en una situación imposible… A fines didácticos veamos algunos ejemplos, REALES - no inventados  - poco complejos que sirven para la ocasión.

SITUACION 1.
            Existe un conflicto en la Patrulla con uno de sus miembros lo que remite a una situación de Bulliyng.
·         “X” el escultismo es el mundo de los niños y jóvenes y como tal deben aprender a cómo resolver sus problemas por lo que se debe respetar y confiar en el grupo de chicos.
·         “Y” El dirigente es responsable de que no exista Bulliyng en la patrulla y no puede permitir que la solución de un problema sea la segregación de uno de los niños o jóvenes, incluso ante alguna denuncia al INADI debe responder legalmente en la justicia (donde generalmente la situacion toma estado público cuando se trata de instituciones) y un sumario ante la denuncia de alguno de los padres involucrados.

SITUACION 2.
            Para la realización del campamento cada Patrulla ha diseñado sus construcciones
·         “X” El aprender haciendo es la base del escultismo, la patrulla panteras integrada por novicios decide armar una carpa elevada y mientras la construyan irán haciendo experiencia
·         “Y” El dirigente es el responsable por el cumplimiento de las Normas de Seguridad de la Organización y de la integridad psíquica de los chicos, de la misma manera que de cualquier acto que pueda considerarse NEGLIGENCIA al permitir a menores de edad bajo su resguardo realizar acciones que puedan provocarle algún tipo de daño físico

SITUACION 3.
            En la reunión de Guías de Patrulla (3 patrullas de la tropa / comunidad) se define a dónde irán los novicios.
·         “X” Dos guías de patrulla deciden que los dos chicos que el grupo recibió dentro de su política de “inclusión” vayan a los Panteras (una tercer Patrulla) que ya tiene un miembro con Asperger, siendo en la práctica la única que incluye chicos con discapacidad. Si bien los dirigentes señalaron que habría que repartir mejor los nuevos ingresantes, los dos Guías que no quieren ver mermada sus posibilidades en los juegos y actividades mantuvieron su posición. Por mayoría los Panteras deben aceptar a los novicios. Al ser el juego de los niños y jóvenes, el dirigente no puede vetar la decisión.
·         “Y” El dirigente es el responsable de la inclusión y de la seguridad con que los chicos pueden realizar sus actividades. Es obvio que por el tipo de actividades que se realizan en los scouts el riesgo aumenta exponencialmente amén de la salud psíquica de los no-incluido que no son acompañantes terapéuticos y también son scouts para disfrutar del Gran Juego.

            El dirigente Scout neoliberal está atrapado entre una teoría educativa no intervencionista y una tonelada de normas que lo responsabilizan… estos ejemplos son muy básicos pero muestran algo de la paradoja cuando se parte de una teoría de escultismo basada en Narciso donde la invisibilidad implica AUSENCIA y OLVIDO DE LA FUNCIÓN, mientras que en un escultismo basado en Telémaco sabe que los tiempos han cambiado y hace falta una DISTANCIA QUE NO ES AUSENCIA,Y UN SILENCIO QUE NO ES OLVIDO DE LA FUNCION.

Seguiremos trabajando sobre estos temas




[1] Massimo Recalcatti “El Complejo de Telémaco” Ed Anagrama, 2014.

No hay comentarios.: