domingo, octubre 18, 2015

Dilemas ideológicos en la organización scout



                El movimiento scout tiene una propuesta universalista, por lo que podría decirse se cree en un universal posible y de alli su propuesta.  Los voluntarios que participan en él suelen considerarse partes de una hermandad articulada a partir de una Ley moral que instala un “para todos”, territorio común que algunos preferirían exento de ideología lo que es imposible ya que la definición de la Ley Scout en sí, es un acto ideológico, y la interpretación que cada uno realice de la misma un acto ideológico suplementario que introduce de lleno los puntos de detención y los dilemas con los que se encuentran las distintas organizaciones scouts.

Las Organizaciones no hablan…

Cuando yo uso una palabra -insistió Humpty Dumpty
con un tono de voz más bien desdeñoso-
quiere decir lo que yo quiero que diga… ni más ni menos.
-La cuestión -insistió Alicia- es si se puede hacer
que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.
-La cuestión -zanjó Humpty Dumpty-
es saber quién es el que manda… eso es todo.

Lewis Carrol Alicia en el País de las Maravillas.

                El primer punto a tener en cuenta en esta serie de escritos que versan sobre el Poder en las Ongs es la máxima “Las organizaciones no hablan, lo hacen las personas”… y cuando hablan como diría Humpty Dumpty se trata de saber quién manda o qué las manda, distinguir el nivel del enunciado (lo que se dice) de la enunciación (desde dónde se lo dice), lo que se marca como Ideal institucional y a partir de allí sus dilemas. Es interesante poder diferenciar en las instituciones a quiénes definen la palabras (los que marcan la cancha ideológica) de aquellos que son instrumentos de las mismas en la estructura y que son necesarios en tanto dan cuerpo a la ideología institucional. Siempre está la posibilidad de que la propia palabra aparezca, el tema será cómo opera el sistema disciplinario corrector de “desviaciones” al discurso que siempre quiere terminar de instituirse pero inevitablemente por un lado u otro hará síntoma institucional. 

                Un sencillo ejemplo de estas cosas lo encontramos en la historia de cómo se conformó Scouts de Argentina. No se le preguntó a los niños y jóvenes qué programas querían, cuáles eran las formas en las que querían nombrar (se) o cuál la mejor Ley Scout a la qué adherir; aunque en los enunciados institucionales aparece como paradigma el  “pregúntenle a los muchachos “el escultismo es de los niños y jóvenes” en el momento de la fusión de ASA y USCA se cerraron ramas, se realizaron consultas no – vinculantes para calmar los ánimos -y como no eran vinculantes finalmente el programa fue otro y no el planteado en los Cabildos-  produciéndose entre otras cosas la autosegregación de grupos y zonas scouts enteras por sentirse estafados en este proceso. ¿Está bien? ¿Está mal?... no se trata de emitir un juicio de valor, sino de poder entender que las instituciones no son lo que dicen ser (y algunos creen) y que en los dilemas institucionales aparecerá  claramente el sujeto en juego en las relaciones de poder, hasta ese momento disfrazado y velado por el Ideal institucional.

                Humpty Dumpty tenía claro que la palabra es ordenadora y determinante del campo social. Ella se convierte en territorio de lucha ideológica cuyos efectos son continuos y nunca se hacen esperar. No es lo mismo tratar de hacer lugar a los distintos formatos que puede asumir el escultismo estando abiertos a la novedad, que el ideal del “Programa Uno” que "con las mejores intenciones" aplasta las diferencias. Las palabras marcarán el campo no solo a adultos sino a niños y jóvenes; en los primeros encontraremos fenómenos de resistencia pero también de segregación y autosegregación, los últimos podrán resistir, aunque la segregación y la autosegregación son un destino que es más que una estadística.

                Los enunciados nos sirven para entender lo que dice una organización de sí misma; el análisis del uso que sus miembros hacen de ellos nos muestra la circulación del poder develando la posición de quien los enuncia en una responsabilidad que es indelegable, ya que es el acto más personal. Los enunciados en tanto se presentan como “verdades”,  al estar dentro de la estructura del lenguaje siempre son contradictorios generándose distintos efectos políticos discursivos  que se traducen a las prácticas de cómo y desde dónde se usa el poder en las instituciones. Nombraré algunos dilemas institucionales y espero poder avanzar sobre ellos en próximas entregas… eso no implica que así como están formulados no puedan ser puestos en tensión por el lector. 
           
1)      El Movimiento es una hermandad       Vrs      El movimiento es una ONG
2)      El movimiento es propiedad  de los niños y jóvenes    Vrs    En el movimiento los adultos determinan el proyecto educativo.
3)      Las relaciones son las de una hermandad (horizontal)           Vrs           las relaciones están marcadas por la autoridad
4)      Los niños y jóvenes son los hacedores del Programa    Vrs      Los adultos son los hacedores del Programa de Jóvenes
5)      El destino de la Organización es definido por los voluntarios   Vrs.   El destino de la Organización es definido por los técnicos de la Organización.

No hay comentarios.: