viernes, junio 02, 2017

La Progresión en las Patrullas Libres

(Foto Bruno Visconti)


            No se nace Raider Scout, nos vamos construyendo como Raiders Scouts a partir de ir adquiriendo las habilidades y competencias para la aventura de vivir y conocer la  naturaleza pero no de cualquier manera, sino viviendo los valores que se desprenden del Ideal expresado en la Ley Scout, los Principios y las Virtudes. El lema “Salvar” nos indica la dirección a los otros en tanto que no solo nos preparamos para “Salvar” sino que lo hacemos a partir del servicio concreto. “Salvar” no implica solo la espontaneidad de estar prestos a la acción, sino la preparación para una acción planificada o para que cuando llegue el momento, tengamos los conocimientos necesarios que nos permitan actuar como verdaderos Raiders Scouts.

            Las actividades de la Patrulla tienen mucho que ver con los logros de progresión, de allí que su planificación es esencial. Como lo expresa el fundador en “Escultismo para Muchachos” debemos motivarnos con los relatos de la historia, aprender una técnica determinada y con posterioridad a partir de distintos juegos afianzar nuestro conocimiento. La originalidad del escultismo se trata de eso. Roland Phillips en “El sistema de patrullas” nos dice que cuando queremos aprender tenemos dos métodos: El primero es que el Raider Scout que tiene el conocimiento le enseña a quien no tiene el conocimiento, de esta manera en una construcción siempre estará quien sabe y quien está aprendiendo porque de esa forma nos aseguraremos la seguridad de la misma y que el conocimiento esta aprendido. El segundo método que propone Roland Phillips es la búsqueda de expertos que nos puedan enseñar lo que queremos saber. Un experto no es un señor importante con título de la universidad sino aquella o aquellas personas de la comunidad que son idóneos en el tema que nos interesa, o que han recibido capacitación, en los Raiders Scouts a los expertos les llamamos “sinodales”.

            Los logros de progresión permiten alcanzar los objetivos del Escultismo: salud, carácter, buena conducta, búsqueda de Dios, servicio al prójimo, graduando la dificultad y adaptándola a las diferentes edades.

Las áreas de progresión son: Vida Scout, Técnica, Woodcraft, Salud y deportes, Espiritualidad y Servicio (que se articula con todas las áreas).

-       En el Área Vida Scout se trata de los conocimientos necesarios sobre el escultismo en general y sobre el Raiderismo en particular. El conocimiento general del grupo originario del cual la patrulla toma su nombre y representa es importante para lograr una verdadera identificación con el espíritu del Woodcraft. La vivencia y sus distintas expresiones (veladas, fogones, canciones, etc.) son un puntal de la manifestación del Raiderismo. Conocimientos básicos de campismo. Observación. Orientación.

-       En el Área técnica se abordan los distintos conocimientos necesarios respecto de: Art & Crafts (artes y oficios) base de las artes scouts que en la Patrulla Libre se potencian con la posibilidad de desarrollo de distintas artes. Técnicas domésticas y mecánicas generales. Aplicaciones tecnológicas. Deportes. Medidas. Señales. Cartografía y Topografía

-       Woodcraft. Más conocido como Arte de los Bosques, es el conjunto de habilidades necesarias para que el Raider Scout entre en contacto con la naturaleza. La dimensión ética del Woodcraft implica un modo particular de respeto del hombre en su relación con el medio ambiente, desarrollando técnicas que no lo perjudiquen y que son tomadas de los distintos grupos originarios. Existe un Woodcraft común a todos los Scouts y uno específico en las Patrullas Libres que se centra en la relación y los conocimientos desarrollados por los pueblos originarios de nuestro país.

-       Salud y deportes. Es el conjunto de actividades que realizamos para que nuestro cuerpo se mantenga saludable. Incluye los juegos deportivos, las salidas, caminatas, en fin… todo aquello que se relaciona directamente con nuestro cuerpo, de allí que en esta área encontraremos la formación en Primeros Auxilios, esenciales para estar prestos al servicio.

-       Espiritualidad y servicio. Toda la progresión está atravesada por la espiritualidad y el servicio, lo que implica que un Raider Scout debe participar de acciones personales y de Patrulla en distintos momentos y estar prestos para servir a la comunidad. Del desarrollo espiritual depende que veamos al otro como un igual, y que de ello se desprenda la necesidad de brindar servicio para lograr transformar el mundo. La “ciudadanía activa” es nuestra meta


El Guía de Patrulla y la Progresión

            El Guía de Patrulla es el máximo responsable en cuanto a garantizar que las actividades que realice la Patrulla impliquen progreso para sus participantes. El Sub-guía es el apoyo más importante en esta tarea ya que en sus funciones está el llevar al día las fichas de Progresión de cada uno de los miembros donde consta que conocimientos y habilidades ha adquirido, cuáles necesitan ejercitarse aún más, qué conocimientos necesita aprender en el momento de la progresión en el que se encuentra y cuáles son las especialidades en la que se está trabajando.

            Un buen sistema para ir corroborando la progresión es utilizar “créditos” ¿cómo es eso? Algunos conocimientos y vivencias sólo se afianzan o acreditan con la práctica, entonces es de suponer que para adquirirlos es necesario vivir determinadas experiencias como noches de campamento, al aire libre, participación de forma activa en veladas y fogones, cantidad de servicios en los que participa, cantidad de veces que ha usado la técnica de forma exitosa. De esa manera obviamos la prueba directo como las de las escuela, sabiendo que sólo la práctica de las artes scouts afianzan a un verdadero Raider Scout.

            Si el Subguía se encarga de todo el procedimiento “administrativo” de la progresión, el Guía además de coordinar es el encargado de buscar expertos e idóneos para el desarrollo de determinados temas que lo exceden. De esta forma un soguero podrá enseñar trenzados con tiento, un bombero técnicas de combate de incendios hogareños y en el territorio donde se vive, un enfermero la aplicación de determinadas técnicas de enfermería, algún miembro de la comunidad podrá enseñar las distintas formas de proteger el material, afilar hachas y cuchillos, etc.

             Cuando el Guía y el Subguía preparan la actividad de la patrulla, además de los intereses expresados y las decisiones tomadas en el Concejo de Patrulla, ellos con la fichas de Progresión en mano diseñan las actividad en función de las necesidades de progresión. Lo conveniente es consultar al Jefe antes de largar las actividades ya que por su trayectoria o con la ayuda del CoNaMeSse podrá ampliar la percepción de las posibilidades de progresión de la Patrulla acercando sugerencias que pueden ser útiles. Es muy importante que las actividades sean exitosas, porque no hay nada más terrible que una Patrulla Libre que no se divierte y progresa.

Pasos hacia la prueba inicial del Raider.

            Las Patrullas Libres, a diferencia de las ramas Raiders que funcionan en grupo, se conforman con miembros con 13 años cumplidos, que en un grupo scout ingresarían a la Tropa Scout. El motivo de permitir el ingreso a esa edad es que está probado a nivel mundial que este sistema funciona, y en nuestro caso que se centran en zonas con despoblamiento o menor densidad de habitantes que en las grandes ciudades, es una opción válida porque las chicas y muchachos de los sectores alejados de las grandes urbes generalmente son más responsables por estudiar y trabajar junto con sus familias o porque la influencia de las propuestas alienantes que reciben los púberes en las ciudades son menores. Cualquier persona diría que existe una mayor “madurez” producto de la condición de vida. Se calcula que un Raider promedio inicia su etapa de Novicio a la edad de 14,5 años o 15, dando por sentado que la Primera Clase Scout ha sido obtenida, o formulando un programa de nivelación rápido que permitirá ingresar a esta etapa aunque nunca podrá reemplazar la vivencia que no se tuvo.

            En el caso de chicos y chicas de 14 años es aconsejable realizar en primer lugar un trabajo no acelerado sino vivencial donde puedan obtener la 2da y 1ra Clase Scout dentro de la Patrulla Libre, de igual manera sucederá con las Insignias de especialidades las que adaptarán su exigencia a la edad y si se quieren conservar deberán ser revalidadas con acciones y los conocimientos faltantes. Los objetivos de la segunda clase son los siguientes:

Segunda Clase.

·         entrenar a la chica y al muchacho  de 13 años en la vida  Scout  y en el esfuerzo por medio de actividades de Patrulla dinámicas.
·         organizar juegos, concursos , aventuras para poner en práctica competencias técnicas
·         desarrollar , por medio de actividades de Patrulla, el espíritu de iniciativa en el sentido constructivo (acción, audacia)
·         dar sentido a la misión cumplida con cuidado: procurar que el muchacho  tenga un puesto de acción en el Patrulla, una misión que le permita dar en su medida, y superarse a sí mismo
·         ayudar a la chica y al muchacho  a salir de sí mismo, contemplando la naturaleza y  a los demás.

            El Scout  de 2 clase es un buen  practicante que comienza a tener ideas personales. Es una muestra de un buen patrullero. Todavía no puede desenvolverse completamente solo, pero en el marco de su Patrulla, tiene una cierta eficacia. Con el logro de la 2 clase se hace la entrega de la Insignia de Patrullas Libres.

Primera Clase:

            La primera clase corresponde a la edad de 14 a 15 años, es la coronación de 2 años de adiestramiento, y puede también durar entre 12 y  18 meses. Los objetivos son:

·         Despertar el deseo de la acción personal, de la conquista del deseo de salvar.
·         Convertirse en  Scout  con la progresión completa, conociendo bien su misión de  Scout , y no como simple aficionado
·         Convertirse en una chica o  muchacho  de carácter que tienda hacia su ideal con firmeza
·         Educar a la chica y al muchacho  para que mantengan su vivencia  Scout  en la escuela, en familia, en el taller, en la granja (alegría,  servicio, energía)
·         El/la  Scout  de 1ª clase debe ser un verdadero  Scout  que se comporte solo y aislado de la misma manera que lo hace cuando está al mando de una Patrulla  o dirige una reunión
·         Mediante una serie de actividades, y sobre todo por la exploración de la primera clase, dar a la chica y al muchacho  la ocasión de fortalecerse
Dejarlo desenvolverse solo en una empresa corta y de dificultad mediana.
La primera clase es, por todos estos atributos, la preparación directa a la aventura del Raiderismo.


            Una vez obtenida la Primera Clase Scout y con cinco especialidades logradas, se dará por acreditada la Prueba Inicial de los Raiders y podrán usar el Ala Raider en el pañuelo. El Concejo de la Ley evaluará cuál será el momento adecuado para la realización del Raid de Investidura lo que lo habilita como miembro pleno de la Patrulla Libre.

Pasos a la Pulsera Patria.





            La pulsera Patria es – como su nombre lo indica –  una pulsera que los gauchos que lucharon por nuestro país utilizaban. Para la obtención de la misma, que implica que el Raider Investido conozca la técnica y construya su propia pulsera en su segundo Raid, será necesario:

  • Completar los conocimientos de alta técnica y Woodcraft determinado por los contenidos de progresión.
  • Completar las especialidades necesarias según los requerimientos del tipo de Patrulla Libre que se ha constituido, que varía según la región del país.
  • Completar la cantidad de horas de experiencias planteadas que varía según el tipo de Patrulla.
           
           
Trayectos Optativos.



            Los trayectos optativos son los mismos que para los Raiders en general: Raider Scout Instructor y Ambulancias de San Juan. Los requerimientos son la obtención de las especialidades correspondientes para la obtención de las insignias. 

No hay comentarios.: