jueves, septiembre 08, 2016

Crónica de un Raid. Las Semillas de zapallo.



Pablo Romero
Castor Ingenioso

Crónica de un Raid / Grupo BP / Rosario / 1996

          Cielo azul intenso, imposible mirarlo detenidamente porque el sol del medio día enceguecía los ojos, tres pares de huellas iban quedando grabadas en el camino, su marca era bien profunda principalmente porque hacia muchos días que no llovía y el terreno era una densa capa de tierra hecha polvo y porque los trashumantes que las dejaban cargaban sus pertenencias en mochilas que portaban en la espalda.

          Rayos de sol cayendo a pique, calor extremo, poquísima agua, pies reventados de tanto caminar, respiración jadeante, vista al piso para que cada paso sea dado correctamente. Desde la distancia por los efectos del sol la visión se tornaba nublada y en cámara lenta, en contraste con el horizonte se recortaban tres figuras que por tener cargadas las espaldas parecían camellos transitando las dunas de algún desierto.

             Un alto en el camino y el ritual de la cantimplora, tres tragos de agua y pasarla al compañero, cuando el tercero seca su boca después de tres sorbos bien medidos, respira hondo y masculla .... “semillas de zapallo... para que me habrán pedido 33 semillas de zapallo!!!!”.

          Esta historia había comenzado a la 7hs en el grupo scout cuando tres raiders de 15 años habrían su primer sobre para dar comienzo a su RAID. Juan Pablo, muy responsable, siempre pulcro, con su ropita bien dispuesta, Mariano, el rubio, rebelde hasta la manija, resoplador ante la primera injusticia y Germán, metódico, de charla muy amena de gran corazón y por entonces muy enamorado. El contenido del sobre era una nota muy escueta: “Dirigirse a Mendoza y Lagos, en la sucursal de correos que esta en la esquina hay una casilla de correo a nombre de Juan Pablo, contra la presentación del documento allí encontraran el resto de las instrucciones”.

            La cosa ya había comenzado complicada, ¡¡¡¡había que ir hasta el correo para buscar las instrucciones!!!, ....estos del concejo de la Ley ¡¡¡¡se salen con cada cosa!!!!!!. De aquí en mas las sorpresas y los desafíos iban a ser variados.

           Las 20 cuadras hasta Mendoza y Lagos sirvieron para ajustar las correas de las mochilas y tratar de imaginar que les depararía el destino en los dos días que tenían por delante. Llegados a la sucursal de correo el desconcierto fue total... estaba cerrado con un letrero en la puerta que indicaba que estaban de paro gremial. Cuando se disponían a regresar al grupo lo ven llegar a Cristian corriendo con lo que tendría que haber estado en la casilla de correos, el Concejo de la Ley de casualidad el día antes se había enterado del paro de correos y había retirado el contenido de la casilla. Cristian depositó en sus manos un sobre grande y los dejó para que continuaran. Ansiosos abrieron el mismo y encontraron una nota explicando el sentido del raid y una serie de sobres mas pequeños numerados, el primero decía “rutina del raid, abrir ahora”, otro sobre decía “dinero” abrir ahora, otro decía “reflexiones”, otro decía “servicio” y el que llamaba mas la atención es el que decía “semillas de zapallo, abrir a las 17 hs”.

         En el que decía Rutina encontraron un mapa con el destino y todas las instrucciones necesarias: tenían que abordar un micro en la Terminal de ómnibus con destino a Arroyo Seco y de allí seguirían 20 Km. a pie hasta un camping abandonado cercano a Coronel Bogado- Santa Fe
En el sobre que decía “Dinero” había para los pasajes y algo extra para ser usado en lo que quisieran con la salvedad de que seria tenido en cuenta lo ahorrativo de su administración

          El equipo personal que se les había indicado era el mínimo indispensable, entre los tres sumaban un solo jarro grande, un tenedor, una cuchara y un plato, mate, bombilla, un cuchillo de monte, un hacha, una soga, un toldo para improvisar algún refugio, algunos elementos de botiquín, una cantimplora por cabeza, una ollita chica, una caja de fósforos, una bolsa de dormir c/u, hilo fino resistente y una aguja para coser, algo de arroz, fideos, sal, yerba, azúcar, una bolsa de residuos de consorcio por cabeza y 33 semillas de zapallo cada uno.
La Terminal de ómnibus, los pasajes, el viaje en micro, todo iba saliendo perfecto hasta que arranco la caminata, ahí si que la cosa se había puesto realmente dura.

         Secándose el sudor de la frente Germán repite su frase .... “semillas de zapallo... para que me habrán pedido 33 semillas de zapallo!!!!”, Mariano con cara de hambre le contesta “....y las bolsas de consorcio??”, Juan Pablo le responde a ambos “....y la aguja para coser??” y para cortar con las intrigas agrega que si siguen hasta la arboleda que esta mas adelante allí podrían almorzar las galletitas de agua con picadillo que estaban asignadas como almuerzo.

        Pasadas las 4 de la tarde ya habían arribado a lo que había sido un camping sobre las márgenes del Pavón, arroyo de agua salada, por suerte en el lugar todavía funcionaba un bombeador de agua potable. 

          Mientras Germán buscaba leña, Juan Pablo y Mariano armaban un refugio con el toldo. En el silencio de la tarde un grito de Germán sobresalto a los otros dos .... “son las 5 de la tardeeee”, dejaron todo al instante, se sentaron en circulo, cada uno puso al centro su bolsita con las 33 semillas y el sobre misterioso con la inscripción de “Semillas de zapallo, abrir a las 17hs”, antes de abrirlo apostaron que cosa diría allí adentro, Germán opinaba que seguro eran para pegarlas sobre un papel y hacer algún dibujo con ellas, ..... y con que las vamos a pegar???, .....que se yo, hacemos una melaza con agua y azúcar y las pegamos con eso, ....y el papel???,  ....eso es una pavada, arrancamos alguna hoja de nuestros diarios de marcha, Mariano decía que habría que hervirlas y hacer un te digestivo, ...un te digestivoooo??, .....si yo leí que las semillas de zapallo son buenas para la digestión y Juan Pablo se jugaba que las tendrían que plantar, ...andaaaa, ...si, y seguro que tenemos que esperar a que crezcan!!!. La cosa que ninguno acertó, el papel rezaba que con las semillas el hilo y la aguja se tenían que hacer un collar para cada uno, este amuleto los acompañaría y seria de buena suerte.... noooo, estos del concejo de la Ley están de la chapa!!!! desembucho Mariano mientras enhebraba las primeras semillas.

         Con sus collares puestos y riéndose de la gran pavada que había resultado lo de las semillas se dispusieron a continuar con las tareas.

         Juan Pablo y Mariano con el refugio, Germán armando la fogata para hacer un mate cocido.... ¿....quien tiene los fósforos?, ....che, busquen bien, en algún lado tiene que estar, ....loco esta joda no se hace, ...¿quien los escondió?, Germán con su paciencia y buen humor insistía que le estaban gastando una broma, después de un rato la cruda realidad indicaba que los fósforos no estaban, que garrón..... el pueblo estaba a 5 Km. Juan Pablo el mas místico de los tres, convoca a reunión, indicó que tomaran con fuerza los collares y con ademanes de invocación entonó hacia el cielo “ oooooh, amuleto de la surte haz que el fuego descienda sobre nosotros!!!!”....jajajaja, se destornillaron los tres. Dejémosno de joder y enfilemos para el pueblo a comprar fósforos, sortearon quien seria el agraciado de la diligencia y le toco a Germán, se colgó una cantimplora y salió rumbo al pueblo. No había recorrido mas de cien metros que empezó a gritar ....el amuleto!!!!....el amuleto!!!!....el amuleto!!!!, saltaba como loco, gritaba y bailaba al estilo indio, pobrecito.... ¿se habrá insolado? le pregunta Juan Pablo a Mariano, van a buscarlo y Germán diciéndole que los amuletos eran una maravilla, les muestra un encendedor que encontrara en el piso prendiéndolo una y otra vez para que vean que andaba correctamente, los tres se unieron a danzar al son de un ulaaa ulaaa.... cerraron el festejo con un “estos del concejo de la ley son unos capos!!!!”

         Ya cenados, con una hermosa noche templada, la magia de la fogata acompaño las reflexiones propuestas en el sobre para tal fin, extenuados por la caminata el refugio resulto muy cómodo para un sueño reparador.

          Amanecieron renovados, desayunaron, armaron el equipo y ya a media mañana se disponían para el regreso, tenían que caminar 5 km río abajo hasta un lugar donde podrían vadear el río para cruzarlo, almorzar y empalmar con un camino que en una hora los llevaría de nuevo a la ruta donde abordarían un micro de regreso.

          Ya con las mochilas al hombro abrieron como estaba indicado el sobre que decía “Servicio”, Juan pablo cuando leyó las primeras líneas no pudo contener ..... “ nooo, las bolsas de consorcioooo!!!!”, tenemos que juntar en ellas todos los residuos plásticos que encontremos en los 5 km río abajo.

          Cumplido el servicio, vadearon el río con éxito, almorzaron y empalmaron perfectamente con el camino equivocado, se avisparon del error cuando vieron que había pasado mas de una hora y la ruta no aparecía, tras cuatro horas mas de marcha sin ninguna ruta a la vista Juan Pablo convoca a reunión, imaginando sus intenciones sin decir nada Germán y Mariano se acercaron apretando con la mano sus collares haciendo algunas cabriolas y los tres a coro exclaman .... “ ooooh, amuleto.... indícanos el caminoooo!!!!!”, esta vez no hubo risas. Caminaron 15 minutos en total silencio y ..... empezaron los gritos de alegría!!!! las danzas y los ulalaa ulalal, la ruta estaba allí, lejísimo del lugar indicado pero era la ruta. Otra vez tomaron el rumbo perfectamente al revés, muy seguros de si habían empezado a caminar en sentido contrario, en lugar de Rosario estaban caminando para Buenos Aires, ...pero estos tres estaban protegidos no solo por las semillas de zapallo sino también por todos los dioses existentes, al poco caminar por la ruta un ómnibus de viaje que venia en sentido contrario, les hace insistentes señas y les para en la banquina opuesta, resulta que el dueño de la empresa venia en el, con tanta suerte para los tres supersticiosos que el ángel de la guarda que venia en el micro era de Coronel Bogado, había sido scout y era la persona que había sido consultada por el concejo de la ley para diagramar el raid en esos parajes, cuando los vio se dio cuenta enseguida de quienes se trataba y que estaban yendo en sentido contrario. Los informo del error y como su destino era Rosario se ofreció a llevarlos sin cobrarle boleto.

         Una vez instalados en sus asientos, Mariano dirigiéndose a los otros dos les dice que lo perdonen pero tiene la obligación de hacer algo, abre la ventanilla saca un poco la cabeza y a todo pulmón grita..... “ aguanten las semillas de zapallooooo!!!!”

Nota: (fines del 2010)
Juan Pablo hoy tiene 30 años, se desempeña como educador en la sección scout, Mariano también es educador y desempeñó durante muchos años el rol de jefe de grupo del grupo Angelelli, actualmente esta inactivo en los scouts, seguramente su corazón estará ansioso de recomenzar cuando sus ocupaciones familiares se lo permitan, Germán tiene al igual que Juan Pablo y Mariano 30 años, por cuestiones laborales no tiene rol definido en el grupo scout, pero los sábados cuando sale del trabajo pasa por el grupo y se pliega a la cena y a la ronda de truco que habitualmente se arma cuando ya han terminado las actividades. Cristián tiene 32 años, trabaja en Bariloche y allí se desempeña como educador scout.

Al Ángel de la Guarda el haber sido scout lo coloco al borde del quebranto, sus consignas no le permitieron tranzar con coimas y demás yerbas necesarias para moverse en el rubro del transporte publico, perdió los ómnibus, pero su espíritu y su valía siguen intactos.

No hay comentarios.: