domingo, agosto 12, 2012

Aquellos días y aquellas noches...



Un amor encendido que marcha hacia donde se apaga el fuego... 

            ¿Qué metáfora puede ser tan bella para la vida de un Scout sino aquella que hace referencia quizás a las cosas que más llevamos en el recuerdo, el fuego que se enciende y que se apaga en una de aquellas noches de campamento? 

            ¿De qué otra manera podríamos nombrar el milagro de la vida, sino como la inmensidad del amor que va encendido; hombres que transforman sus historias en canción para volcarse en los distintos caminos... ? 
            ¿Quién no recuerda aquellos días y aquellas noches?     
      
            Cada uno de nosotros lleva un montón de historias escritas en el corazón, historias para contar... para compartir... bálsamo en lo malos momentos... historias de amigos que no tienen tiempo, muchas veces encontrándonos luego de muchos años con alguien que compartimos aquellos días y aquellas noches, surge el recuerdo... reescribiéndonos en el tiempo y mirando hacia delante... rescatando la magia de ese soplo, se aviva el leño con más fuerza para seguir dando luz. 

            Es que los días y las noches tienen su magia... y el campamento es el lugar propicio para que ella se manifieste...  

            Una de las cuestiones que no debemos olvidar es que a partir de cómo hacemos las cosas, podremos construir relatos o ayudar a que otros construyan sus propios relatos; y hay determinados espacios privilegiados para poder hacerlo... son esos días y esas noches 

 Construyendo historias...

            Cada campamento tiene una historia, y ella comienza a construirse unos meses antes, cuando se realiza un concurso sobre el “Parche de campamento”, basado en el “Lema del campamento” que la comunidad de dirigentes se planteó para ese año... dicho lema responde a la pregunta básica ¿Qué queremos que nuestros niños y jóvenes vivan en éste campamento? 

            Es a partir de dicho concurso donde los lobatos, las patrullas y los distintos Equipos comienza a Soñar el campamento convirtiéndose algunas reuniones en un verdadero taller de creatividad... es preciso un “parche”, para que todos podamos identificarnos con una misma insignia. De acuerdo a la metodología que quiera utilizar – una de ella podría ser el Consejo de Grupo y representantes de las distintas secciones-  es elegido el “Parche ganador”. 

            No hay motivos para que un campamento no tenga “parche” y por ende no lo tengan niños y jóvenes... quizás algunos de los lectores piense que no es así, que un parche sale caro, que en éste momento es imposible gastar “x” pesos en un parche de campamento. En mi viejo Grupo Scout “San Jorge”, como no teníamos dinero hacíamos los parches de la siguiente manera: Nos reuníamos en la casa de un dirigente (Ricardo Rodríguez, mejor conocido como “Chiva Astuta” que hoy anda por Río Grande y sigue trabajando en el movimiento) y dibujábamos en hoja oficio los parches; una vez que teníamos una hoja llena le sacábamos las fotocopias necesarias. Posteriormente conseguíamos retazos de paño-lenci y nylon grueso... reescribíamos las letras con birome, pintábamos los dibujos con lápiz (la fibra si se moja destiñe) y posteriormente la cosíamos en la vieja “Singer” de Doña Benigna, la madre de Chiva Astuta... esto lo hicimos durante muchos años, los scouts y raiders (éramos en esa época un grupo de la ex Usca) nos juntábamos a trabajar... guardo hermosos recuerdos de esas mateadas año a año... en la que nosotros éramos chicos y trabajábamos para tener nuestros parches... a ellos los guardo como un tesoro ... quizás porque un mes antes comenzábamos a vivir tan profundamente la excitación y el llamado a la aventura que implicaba salir de campamento.    

            Otra de las cuestiones muy importantes, es que previo al campamento y con bastante anterioridad se designen, de la manera que el grupo considere adecuada, Los Guardianes del Fuego y los Guardianes de Leyendas. 
            Los Guardianes del Fuego son aquellos que tendrán como tarea la construcción del Fogón, de las antorchas, y a su vez serán responsables de que el Fuego y la luz que brinda estén de acuerdo con  el desarrollo del Fogón... 
            Los guardianes de Leyendas serán los encargados de la ambientación y animación del Fogón. Dentro de las tareas que los mismos tendrán a cargo, dos de ellas son fundamentales: 
1.      Recolección y creación de aplausos, bailecitos, canciones, etc. (todas las improvisaciones como “vení hacé un aplauso... bailecito o demás, terminan por no favorecer el buen clima de la última noche... recuento y festejo de todo lo  ocurrido) 
2.      Armado de la Historia que dará marco al Fogón. La misma estará  relacionada con el lema y exigirá todo aquello que la creatividad les permita, por supuesto incluyen los disfraces. Recuerdo un Fogón que se realizó en una noche muy oscura, el Lema del campamento era “Vivamos junto la Ley que nos une” y el marco que los Guardianes eligieron era la vida de BP. Mientras todos estábamos en silencio y se escuchaba sólo el sonido del arroyo una voz comienza a relatar la historia de BP y sus aventuras en África... la única luz que se podía  ver era la de la linterna que era muy chiquita, parecía que no se quería lastimar la oscuridad... de pronto  se empiezan escuchar ruidos en el arroyo... se ven tímidamente dos antorchas que se asoman por detrás de los árboles... era una balsa!!!... y en ella los Guardianes de Leyendas, Darío Sassi (Hornero Franco) y Carolina Arrieta (Potranca indomable)... uno vestido de BP y la otra de Zulú... al bajar de la balsa –justo cuando culminaba el relato- comenzamos a cantar en voz muy baja el tradicional um – pa   um – pa um – pa...  los Guardianes de Leyendas acercaron sus antorchas, y el Fogón ardió rápidamente dando la luz que el momento del comienzo requería... también los guardianes del fuego habían hecho bien su tarea.

Viviendo el campamento... 
Se acuesta el sol... despunta el alba: 
            El Primer día muchos grupos nos dedicamos al viaje... a la llegada y al armado de los distintos lugares en los que estaremos acampando... todos esperamos la “inauguración oficial del campamento”... y ella también debe ser muy bien preparada, como todas aquellas cosas que haremos en común y tiene que ver con aquello que vamos a vivir en el campamento. 

            Algunos prefieren el crepúsculo... otros cuando sale el sol... la sugerencia es que sea en el momento más adecuado en función de los objetivos y el tipo de actividad que se va a realizar. 

            Inaugurar el campamento en forma participativa suele dar buenos resultados. Para ello podemos construir detrás del mástil, en forma de “U” una serie de paneles conformando una especie de “Paredón”. Nos formamos y luego de una pequeña motivación referida al lema del campamento, invitamos a las distintas secciones -papeles y fibrones en mano-  a juntarse en pequeños grupos unos minutos a debatir sobre el Lema y responder a dos preguntas -de la manera que lo crean conveniente... con un dibujo, con una frase, etc- : ¿Qué expectativas traen para el éste campamento? ¿Qué desafíos nos invita a superar nuestro lema?. Una vez concluido el trabajo, volvemos a formarnos y sobre un lado del “Paredón” se irán colocando las expectativas; sobre el otro los desafíos... siempre estarán en nuestra memoria y nos alentarán a trabajar, ya que cuando despunte el alba, o cuando se acueste el sol nos reencontraremos con ellos... 

El Bagre de oro... la mojarrita de Plata  

            Los que acampamos habitualmente por las Sierras, solemos saber que al atardecer y por la noche es la mejor hora de pescar... pero en éste momento no abordaré ese tema. 

            Si tenemos un lema y un parche, no podemos no tener una canción que haga referencia al campamento. El bagre de oro y la Mojarrita de Plata hacen referencia al concurso de canciones que se celebra mas o menos a mediados de campamento en el grupo “San Jorge” de Bahía Blanca... dicha tradición se remonta al año 1978 y aún hoy, es el mismo bagre el que pasa de mano en mano, construido por las manos de Antílope (Rafael Rodríguez). Es una de aquellas noches, más allá del nombre que decidamos ponerles. El Bagre es el premio mayor... la mejor canción del campamento, creada en el campamento, con música y letra original... la mojarrita de Plata inicialmente surgió para premiar a las ramas menores, que dificilmente pueden concursar en igualdad de condiciones... podríamos decir que sería algo así como un segundo premio. 

            Las canciones se crean en el campamento, y cada sección lo hace en base a su forma de trabajo... es muy común encontrar al atardecer, mientras se cocina,  a los chicos y chicas armando sus canciones... 

            Para los que no han hecho nunca la actividad, se recomienda al comienzo como requisito sólo la letra original... verán que en uno o dos años los chicos solos irán creando su propia música y como el juego evoluciona evolucionarán sus reglas. 

            Para la elección de las canciones premiadas y las distintas nominaciones se conforma un jurado en el que suelen participar padres, niños, jóvenes y dirigentes... Luego de la presentación de las distintas canciones el jurado se reúne, delibera y da los premios... La canción ganadora pasará a se la canción de campamento y todos la cantarán cuando despunte el alba y se acueste el sol, momentos del día que nos juntamos alrededor del mástil para izar o arriar las banderas. 

El Fogón 
            El Fogón es el “Termómetro” del campamento. Nada en él debe ser improvisado. 
            Los guardianes de Leyendas realizarán las siguientes tareas 
            Previo al campamento:
·        Armado de la Historia “Marco” del Fogón
·        Confección de los disfraces y demás elementos para la ambientación
·        Recolección de distintos recursos para la animación: canciones, bailecitos, aplausos, danzas.

En el campamento:

·        Armado de la secuencia del Fogón de acuerdo al tipo de presentaciones que realizarán las distintas secciones (deben conocerlas previamente).
·        Se sugiere que el Fogón empiece con la ambientación (Marco), alguna canción por todos conocida, las distintas presentaciones buscando que la intensidad del clima llegue a su punto culminante pasado la mitad del tiempo estimado de duración del Fogón; en éste tramo es donde podrán demostrar las habilidades desarrolladas para cumplir con el objetivo. Luego el Fuego y el Fogón irán descendiendo en intensidad pero invitando cada vez más a la reflexión hasta que se llegue al momento final, la Reflexión del Silencio (Nombre de un escrito que es leído habitualmente por las ramas mayores cuyo objeto es reflexionar sobre aquello que hemos aprendido, lo que nos llevamos  del campamento, a su vez haciendo “puente” con lo trascendente). Por último, luego de la lectura de la “Reflexión del Silencio” se puede cerrar con una oración o la tradicional “Canción del Adiós” invitando a todos a retirarse  a sus carpas. 

Los guardianes del fuego realizarán las siguientes tareas 

      Previo al campamento:
·        A partir del “marco” creado por los Guardianes de Leyendas, diseñarán sus disfraces teniendo en cuenta normas de seguridad respecto del fuego, ya que estarán trabajando casi en contacto con el mismo
·        Diseño de la forma en que será encendido; pudiendo ser por antorchas que se llevarán en mano, o por otros medios técnicos  que sean seguros (recuerdo un fogón que los Guardianes del fuego habían diseñado un sistema que las antorchas encendían una especie de “barquitos antorchas”. Estos se enganchaban por medio de roldanas a un alambre tenso que partía de un árbol y terminaba en el centro del pagoda, se deslizaban desde cierta altura para luego poder encender el fuego).
·        Preparación del material técnico necesario        
            En el campamento: 
·        Elección y acondicionamiento del lugar en que se realizará el Fogón
·        Armado del Fogón
·        Ubicación de los elementos de seguridad que sean necesarios.
·        Graduación del fuego de acuerdo a los distintos momentos del Fogón, para eso dispondrán de leña de distinto tipo y para distintos fines (por ejemplo, ramas finas para lograr una rápida iluminación)
·        Finalizado el Fogón, no apagarán el fuego enseguida... esperarán a que todo el mundo esté acostado para hacerlo, y no se retirarán hasta que se encuentre totalmente apagado.

De Regreso... 

            La ceremonia de culminación del campamento es quizás el momento menos esperado... carpas y construcciones desarmadas, colectivos esperando, la última comida “comunitaria” medio rápido porque hay que volver. Debemos reordenar la experiencia para que no termine siendo un fastidioso último día. 

            La ceremonia de culminación del campamento también puede ser participativa. Probablemente reunidos alrededor del mástil y frente a los escritos de varios días atrás en donde niños y jóvenes escribían sus expectativas y desafíos, nos encontremos con el momento de evaluar hasta dónde el campamento ha sido como esperamos y cómo nos fue con los desafíos planteados. En formación, se invitará a los distintos grupos a que retiren lo que había colocado en el “Paredón” al iniciar en campamento, y que respondan a esas simples preguntas: ¿Se cumplieron las expectativas planteadas? ¿pudimos superar los desafíos?. Luego de un tiempo, y nuevamente en formación cada grupo leerá lo que había colocado al inicio y la evaluación final (no confundir ésta evaluación con la que cada sección hace internamente). Se dirán unas palabras finales y se realizará una oración de agradecimiento o se cantará “la canción del Adiós”. 

Uno de los desafíos actuales ante la falta de creatividad, es recuperar los espacios que permitan a niños y jóvenes poder desarrollarla. El problema es que muchas veces por deficiencias en la formación de los dirigentes, por una visión parcializada de las actividades que se entienden aisladas unas de otras, perdemos aquellos “hilos conductores” que son ejes del campamento. 

            En éste texto trabajamos sencillamente cinco actividades generales que se anudan al Lema de campamento, cada una desde su particularidad: el concurso de parches, la ceremonia de apertura, el concurso de canciones, el fogón y la ceremonia de cierre. Hay otras actividades que podrían sumarse: El Gran Juego de campamento en el que participan todas las secciones, el festival de “San Dionisio” o festival de teatro campamentero; “Trocando en campamento”,o festival de artes y artesanías en donde se trocan comidas, artesanías, poemas, canciones, etc... muchas actividades más que podremos crear de acuerdo a cómo pensemos la educación en los valores por medio del juego y la expresión, ya que de eso se trata... BP construía historias para que los chicos imaginaran y soñaran ,y a partir de allí pudieran Ser... nosotros de alguna manera heredamos como dirigentes esa función... convertirnos en aquellos que por medio del relato llevemos a los niños y jóvenes a lugares inimaginados en donde pueda aparecer algo del orden de la creación, porque como decíamos casi al  principio: 

“¿De qué otra manera podríamos nombrar el milagro de la vida, sino como la inmensidad del amor que va encendido; hombres que transforman sus historias en canción para volcarse en los distintos caminos... ?” 

            Y eso lo hacemos en esos  días y esas noches, que permiten que al regresar del campamento, recargados de energía,  podamos Jugarnos por la Paz en aquellos lugares que nuestra sociedad nos necesita.